erupción en la palma

El 90% del alumnado del Valle vuelve a las aulas pese a las “dudas” iniciales

La Consejería regional de Educación ha reubicado a los matriculados en la escuela unitaria de Jedey, Las Manchas de Abajo, Los Campitos, Todoque y María Milagros Acosta, afectados por el volcán
El 90% del alumnado del Valle vuelve a las aulas pese a las “dudas” iniciales
El 90% del alumnado del Valle vuelve a las aulas pese a las “dudas” iniciales

Más de 4.500 alumnos y casi 600 profesores de los tres municipios más afectados por la erupción en La Palma (Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte) volvieron ayer con ganas de retomar la rutina pese al incómodo sonido de fondo de un volcán de Cumbre Vieja que no deja de arrojar lava desde que estallara el pasado 19 de septiembre en la zona pasense de Cabeza de Vaca.

Según trasladaron fuentes de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, la jornada transcurrió sin incidencias reseñables en ninguno de los centros del Valle de Aridane. Acudió a las aulas el 90% del alumnado matriculado en las localidades ya mencionadas, pese a las dudas mostradas previamente por los miembros de la comunidad educativa en torno a la posibilidad de reanudar la actividad lectiva.

No obstante, cabe destacar que esta vuelta al cole se produce el mismo día en que las autoridades aconsejan a los vecinos de El Paso permanecer en zonas interiores debido a la mala calidad del aire, con altos índices de concentración de gases en suspensión. A ello se uniría, además, el ruido del volcán, si bien lo más molesto han sido las cenizas que han lloviznado en la comarca.

María Yenis Rodríguez, directora del CEIP Adamancasis, en El Paso, contó que estaban “contentos”, porque el 95% del alumnado haya ido a clase, pese a que “había muchas dudas”. No ha sido sencillo, pues ya desde el primer día han tenido que aplicar en este centro, ubicado a unos cinco kilómetros del volcán, el protocolo de mala calidad del aire.

Es por ello que todos los niños permanecieron confinados en las clases, con las ventanas selladas, y no les fue posible ir al recreo ni hacer educación física, que “les encanta”. Por otra parte, al salir de clase fueron provistos con mascarillas FFP2, gafas protectoras y gorras con viseras, porque “parece que llueve ceniza”. En cuanto al rugido del volcán, señaló que sin niños en el centro “se nota más”, pero con “el bullicio y la algarabía” de los chiquillos no se ha sentido tanto.

La vuelta al cole ha sido especial para los niños, que tenían “muchas ganas de verse”, pero en especial para los siete que cursaban estudios en la escuela unitaria de Jedey. Sus nuevos compañeros los han recibido con carteles de bienvenida y les han hecho un pasillo para que se sintieran arropados.

Los alumnos de Las Manchas de Abajo fueron reubicados en el de El Roque, y los de Los Campitos, Todoque y el María Milagros Acosta, en el antiguo centro de educación especial Princesa Acerina de Los Llanos.

TE RECOMENDAMOS