Sanidad

Micropigmentación mamaria para pacientes oncológicas en Hospiten

Esta técnica desarrollada a través del Área de Dermatología Cosmética y Láser Cutáneo busca solucionar las secuelas estéticas del tumor de mama

Hospiten quiere devolver a las mujeres aquello que nunca debieron perder y ayudar a mejorar la calidad de vida dando seguridad, optimismo y autoestima de las pacientes. | DA

El Grupo Hospiten incorporó a sus servicios la técnica de micropigmentación mamaria, una práctica innovadora, mínimamente invasiva, sin contraindicaciones ni complicaciones, que permite realizar correcciones para beneficiar a multitud de procesos patológicos tanto congénitos como adquiridos.


Esta técnica, que realiza el servicio de Dermatología Cosmética y Láser Cutáneo del Hospital Universitario Hospiten Rambla, está dirigida a completar el proceso de reconstrucción de la mama en aquellas mujeres que han sufrido este proceso oncológico, suponiendo un aumento de su autoestima y la mejora de la calidad de vida a través de la recuperación de su imagen corporal.


El procedimiento tiene como objetivo la recreación de areola mamaria, aunque existen otras aplicaciones como disimular cicatrices y la reconstrucción de rasgos faciales, que pueden beneficiar a pacientes oncológicos, además de a los afectados de labio leporino, o pacientes con traumatismos o tumores faciales.
La especialista en Dermatología y Venereología de Hospiten Rambla, la doctora Lucía Pimentel, destacó la importancia de esta tecnología para dar un sustento integral a las mujeres que se ven afectadas por la pérdida de la mama.


“La mastectomía es un proceso psicológicamente doloroso que el sistema sanitario generalmente da por finalizado con la reconstrucción del volumen mamario, pero desde Hospiten entendemos que este proceso no termina hasta que la areola y los pezones son reconstruidos. Esto último se puede conseguir mediante la micropigmentación, técnica muy valorada por sus posibilidades estéticas y de gran utilidad para la salud mental de los pacientes”, señala Pimentel.


Gracias a los resultados extraordinariamente realistas que se consiguen, ya que se utilizan pigmentos orgánicos basados en tonos marrones y rojizos que imitan el color de las areolas y buscan un resultado armónico con la piel de la paciente, Hospiten con este nuevo servicio quiere devolver a las mujeres aquello que nunca debieron perder. Ayudando así a mejorar la calidad de vida dando seguridad, optimismo y autoestima de las pacientes.