Economía

Cine: la Audiencia Nacional avala las Agrupaciones de Interés Económico

El tribunal da un tirón de orejas a Hacienda y despeja las dudas sobre esta figura a la que se adhieren las producciones cinematográficas. Canarias vuelve a contar para atraer nuevos rodajes

Imagen de un rodaje en el Archipiélago.

Las producciones cinematográficas están de enhorabuena. La Audiencia Nacional les ha dado la razón y avala la figura de las Agrupaciones de Interés Económico (AIE), una herramienta que emplean las productoras de cine. La AIE no tributa y los inversores pueden imputarse las pérdidas que generan estas inversiones en su factura fiscal, con lo que obtienen rentabilidades del 25%, mientras que el productor reduce su riesgo. Se trata de un producto financiero que se traduce en una herramienta de planificación que ayuda al inversor a reducir su factura fiscal con unos requisitos que fija la Ley del Impuesto sobre Sociedades.


Hacienda consideró en su momento que esta figura se aplicaba indebidamente a las producciones, pero la Audiencia Nacional ha tumbado esta percepción y le advierte, incluso, que no ha probado que esta herramienta no sirve para las producciones. Según informa Vozpopuli, esta sentencia es la primera victoria en los tribunales de las productoras de cine, que sufren el acoso de la Inspección por aplicarse las deducciones que el propio Ministerio de Hacienda crea para fomentar la producción de cine y que después no deja aplicar.


En el cine, el uso de las AIE, lo bendijo la Ley del Cine y su Reglamento, que establece en el artículo 27.2 que “se considerarán productoras de una película aquellas empresas o AIE que se incorporen como coproductoras a la misma, en todo caso antes de la finalización de la producción”. El cuestionamiento de la Inspección se basa en que concluye que los inversores “no tienen la iniciativa sobre la producción” y por eso no pueden acceder a los incentivos fiscales, según la interpretación que hace del artículo 38.2 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.


En la sentencia que publica Vozpopuli, la Inspección sostenía que el obligado tributario carece de infraestructura propia para el desarrollo de la actividad cinematográfica. A esta exigencia de medios materiales y humanos como requisito para ser considerado productor, la inspeccionada alegó que Hacienda parece desconocer que la mayoría de las productoras no son propietarias de los medios de producción que utilizan, sino que los subcontratan, de forma que lo único que una productora conserva de forma permanente es un pequeño aparato administrativo.


Sin embargo, la AIE alegó haber participado en la elección de director, actores, técnicos, montaje y edición final, créditos, música, bandas sonoras y sonido, producción y corte final de todos los elementos de la película; decisiones económico-financieras y de marketing.