Erupción La Palma

Cumbre Nueva, así será la ciudad con la que refundar el barrio de Todoque

Infraestructuras sociales y deportivas, iglesia y 543 viviendas unifamiliares, elementos de un proyecto en 400.000 metros cuadrados al sur del pueblo que sepultó el volcán

Cumbre Nueva. Así han denominado al proyecto que pretende llevar a cabo la Plataforma de Afectados por el Volcán y que fue presentado ayer en el Museo Benahorita de Los Llanos de Aridane, liderado por el arquitecto Sergio González. La intención de este grupo de técnicos, entre los que se encuentra Henry Garritano, arquitecto y vecino del desaparecido barrio de Todoque, junto a otros como Francisco González Jarama y con el respaldo de Fepeco, la patronal de las empresas de la construcción en la provincia tinerfeña, es refundar este núcleo, una idea que se materializaría en una superficie de 400.000 metros cuadrados, a cuatro kilómetros al sur de donde hasta la tercera semana de septiembre, existía un barrio sobre el que ahora solo hay una gran plataforma volcánica de varios metros de espesor.

Hasta 543 viviendas, aseguran, pueden ser construidas en este núcleo, para el que han proyectado una iglesia, una plaza y varias infraestructuras deportivas, sanitarias y sociales, en el marco de un proyecto que definen como “integrado en el paisaje y sostenible”. En la presentación, Sergio González se refirió a la necesidad de comenzar a trabajar en un proyecto que podría estar completado en un año, “para dar respuesta los vecinos que, a día de hoy, siguen viviendo en hoteles, en caravanas, y en pisos de alquiler compartidos con otras familias”.

Para el portavoz de la Plataforma de Afectados, Juan González Morín, es necesario “actuar ya y ponernos las pilas cuanto antes para recuperar un proyecto de vida que no nos cause el tan temido desarraigo y que no tarde años, a expensas de la iniciativa de las instituciones públicas, de plazos, concursos y burocracia, mientras pasa el tiempo”. Conscientes de que la emergencia volcánica debe terminar, desde la Plataforma de Afectados aseguran que “hemos querido dar un paso al frente para plantear una alternativa, en un suelo que por lo que nos explican es fotográficamente viable y en el que podremos rehacer nuestras vidas”.

Un proyecto a medio

y largo plazo

El proyecto de Cumbre Nueva, con costes que superan los 200 millones de euros solo en lo que se refiere a la construcción de viviendas y urbanización y creación de viarios del nuevo barrio, se estructura en cuatro grandes actuaciones. La primera de ella, relativa a la ordenación; otra de detalle con viviendas unifamiliares de entre 120 y 200 metros cuadrados de superficie; la conectividad viaria que permita recuperar la comunicación entre el norte y el sur de la colada que ha dividido esa zona del Valle de Aridane, y la urbanización. “Estamos seguros de que este proyecto se adapta en la mayor parte de lo posible, a las necesidades y calidad de vida que tenían la mayoría de los afectados antes de la erupción, ya que no hemos dejado atrás el sustento económico”, expuso el ideólogo del proyecto, que lidera un amplio equipo multidisciplinar. El portavoz de la Plataforma de Afectados por el Volcán, afirmó que está pendiente el visto bueno y el apoyo del Gobierno de Canarias y del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, que estuvo representado en el acto por el concejal de Urbanismo, Manuel Perera.

Mientras los afectados se aferran a este proyecto, el Gobierno de Canarias ha dado luz verde al decreto ley para paliar los efectos sociales de la erupción aprobado en el último Consejo de Gobierno, en el que se contiene una disposición adicional que autoriza que los suelos públicos cedidos por los ayuntamientos de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte para la construcción de viviendas, puedan ser aptos al quedar despejados los obstáculos legales por la limitación de ordenación de los suelos, categorizados como rústicos en los planes generales de ordenación.

A falta de una valoración oficial de la iniciativa privada, y a expensas de financiación pública, algunos responsables municipales e insulares consultados, destacan las dudas que planean sobre la proyección de una ciudad en una zona donde existe riesgo volcánico. Además de ese riesgo, se cita la equidad y cumplimiento de parámetros de legitimidad administrativa para ejecutar un proyecto que no han tenido oportunidad de conocer en profundidad más allá del anuncio de la presentación celebrada ayer en Los Llanos.