La columna Churchill

El cariño de las visitas es muy bonito, oiga

Todos sabemos que más vale el pájaro en mano de las ayudas concedidas que cientos de promesas volando

Todos sabemos que más vale el pájaro en mano de las ayudas concedidas que cientos de promesas volando, pero cuando hablamos de los perjuicios que en la salud mental de los palmeros y las palmeras está causando el volcán de Cumbre Vieja también hay que tener en cuenta que alivia (y mucho) ver al Gobierno de España estar presente físicamente en la Isla una y otra vez, empezando por su presidente, Pedro Sánchez, que ayer llegó por séptima vez en dos meses. Los hemos conocido mucho menos atentos con el personal, ya veremos respecto al fondo.

Romper con la desvergüenza

Si se pregunta a las víctimas de tragedias como el accidente de Spanair, el tren gallego, el metro de Valencia, los terremotos de Lorca y hasta el incendio de La Palma del año pasado, todos responden que las promesas se las llevó el viento. Cumbre Vieja es una gran oportunidad para revertir un fracaso colectivo del que son responsables tanto los ejecutivos del PP como del PSOE. Por cosas así, entre otras muchas, Vox y Podemos tienen tantos votos en la actualidad…