Política

El presupuesto sigue adelante tras el rechazo a las enmiendas de PP y CC

El vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, defendió que los presupuestos son prudentes y realistas y afirmó que el PP está imitando a la ultraderecha

El vicepresidente del Gobierno, Román Rodríguez, durante la sesión de ayer/S.M

Pasadas las nueve, el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, se subió a la tribuna para debatir las enmiendas a la totalidad de CC y PP al presupuesto de 2022. Empezó a agradeciéndole a todo el mundo su ayuda en este lento proceso que arranca con la aprobación del techo de gasto en el Consejo de Gobierno, se cocina dentro del Ejecutivo y luego transita durante un par de meses en el Parlamento, entre enmiendas y argumentos repetitivos. Entre los mencionados, Fermín Delgado, viceconsejero de Hacienda, algo así como el cerebro económico de Nueva Canarias. Y Luis Márquez, director general de presupuestos. Ninguno estaba cuando comenzó la sesión, pues andaban tomando algo en una terraza cercana. Pero llegaron al poco tiempo. Delgado se puso a escuchar a Rodríguez. Y Márquez no paró de trabajar en el ordenador, como si ya estuviera preparando el presupuesto de 2023. Así estuvieron hasta que el Parlamento rechazó las enmiendas a la totalidad, unas tres horas después.

En medio, un discurso de presentación un tanto burocrático de Rodríguez. O puede ser que uno ya haya oído varias veces los mismos datos y argumentos y se deje llevar por la rutina, anhelando una piscina o un bocadillo de pata. El presupuesto son 9.098,3 millones, un 7,3% más que este año. Es decir, 624,2 millones de aumento. El 75% irá destinado a políticas sociales y servicios públicos. Aumentan las inversiones un 16,8%, hasta los 1.382,1 millones. Y el apoyo a los sectores productivos se incrementa un 28,5%, hasta los 383,1 millones. Se producen fuertes subidas del gasto en los departamentos de Transición Ecológica, Agricultura, Ganadería y Pesca y en el Servicio Canario de Empleo. Y habrá una partida de 100 millones ampliables para La Palma. Rodríguez defendió que son unos presupuestos “prudentes y realistas”, sin subir los impuestos y bajando la deuda. Y reconoció que la mala situación de la pandemia es una amenaza para la recuperación.

A Australia Navarro, del PP, no le gustan las cuentas. No empezó del todo mal su discurso, que criticando a Rodríguez por engolosinarse con las cifras macroeconómicas a pesar de la dramática realidad social de las Islas. Y, por un momento, pareció ponerle rostro a la pobreza severa, al desempleo o al duro día a día de muchos empresarios y autónomos. Pero luego se empecinó demasiado en el argumento de que no eran unos presupuestos “realistas”, en medio de la gran incertidumbre económica; Rodríguez le respondió que el 83% de los fondos están ya asegurados por la financiación que viene del Estado y de la U.E. Y que el 17% restante, el que emana de los ingresos propios de los impuestos canarios, se pueden compensar con deuda en caso de que la recaudación no sea la prevista por un menor crecimiento. Navarro también se perdió en las muletillas de la derecha y terminó, no sé sabe muy bien cómo, hablando de los pactos de Sánchez con Podemos y “los herederos de ETA”. Rodríguez le respondió que la enmienda del PP era un trabajo muy mediocre lleno de tópicos que ya dijeron en años anterior. Y que el PP imita a la ultraderecha.

También disertó sobre el realismo de las cuentas José Miguel Barragán, de CC, diciendo que Rodríguez ha seleccionado el escenario más favorable de los que le han ofrecido los técnicos de la Administración. Pidió más estímulos fiscales, que se aborden reformas en la administración, mejoras en transporte y vivienda, un mayor impulso a la Educación o una política en Transición Ecológica que no sea “un bluf”. Barragán también cuestionó que la fórmula elegida para canalizar los 100 millones de La Palma sea la más rápida y criticó los niveles de ejecución presupuestaria en 2021. Rodríguez le respondió que espere al 15 de enero de 2022, cuando se cierre el ejercicio, para hacer esa afirmación. El diputado de CC se preguntó si no se estaban destinando demasiados fondos europeos para rehabilitar edificios públicos, pero el vicepresidente contestó que es una de las líneas establecidas por Europa.

Que se gasten bien estos dineros es una de las preocupaciones de Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, porque luego tocará, recordó, volver a la contención presupuestaria. Él no presentó enmienda a la totalidad. Tampoco la diputada tránsfuga Vidina Espino. Pero por falta de tiempo, no por falta de ganas. A la política de impuestos del Gobierno la llamó “método exterminador”. Tal cual.