la palma

La lava sepulta Los Guirres y se esperan terremotos más intensos

Ayer se sintió un terremoto de magnitud 5 bajo Mazo y los expertos hablan de “importante episodio de intensificación”
Miembros de la Unidad Militar de Emergencias vigilan la caída de una de las coladas sobre la playa de Los Guirres.

Los científicos que siguen la evolución de la erupción del volcán de La Palma han observado en las últimas 24 horas que la sismicidad a profundidades superiores a 20 kilómetros se ha incrementado tanto en número como en magnitud. De hecho, el número de localizaciones durante este periodo a estas profundidades ha sido el mayor desde el comienzo de la erupción.

Así lo informó ayer la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias y portavoz del Comité Científico del Pevolca, María José Blanco, quien también resaltó la emisión de dióxido de azufre (SO2) asociado al penacho volcánico registrado durante el día de ayer, que continúa siendo alto, alcanzando un rango de valores entre las 13.000 y las 15.000 toneladas diarias mediante el uso de sensores ópticos remotos en posición móvil marítima.

Blanco indicó que el nivel de sismicidad actual sigue indicando que es posible que en los próximos días o semanas se produzcan más sismos sentidos, pudiéndose alcanzar intensidades de V o VI en la escala EMS, tal y como ya ocurrió la pasada madrugada, a las 03.37 horas, cuando se produjo un sismo de magnitud 5.0 mbLG a una profundidad de 36 km y que fue sentido con una intensidad máxima IV-V.

La portavoz del Comité Científico manifestó que establecer una relación entre el incremento de la sismicidad y un repunte de la erupción “no es ni fácil ni evidente”, pues “no hay un modelo que permita establecer un vínculo de manera directa”. Además, añadió que en otras ocasiones se ha observado que tras incrementos de sismicidad se produce un aumento de la tasa de emisión o de los observables en superficie, pero “no es una vinculación directa porque no hay un modelo que nos permita establecerla”.

Deformación

En cuanto a la deformación, al igual que el pasado miércoles, ayer la estación más cercana al centro eruptivo (LP03) sigue mostrando deformaciones que reflejan la dinámica del proceso eruptivo en curso y en el resto de estaciones se presenta una tendencia general a la deflación general.

Sobre la predicción meteorológica, continúa el predominio del viento de componente este desde superficie hasta 5.000 metros de altura con rachas que podrían alcanzar los 50 kilómetros por hora. Por ello, se prevé que la nube de cenizas y dióxido de azufre despedida por el volcán continúe dispuesta en dirección oeste-suroeste, siendo un escenario favorable para la operatividad aeronáutica.

En lo que respecta a daños en infraestructuras, los datos del Catastro del pasado 9 de noviembre indican que hay 1.456 edificaciones afectadas, de las cuales 1.179 son de uso residencia, 149 de uso agrícola, 67 de uso industrial, 13 de uso público y 15 de otros usos. La superficie total de cultivos afectados asciende a 290,45 hectáreas, de las que 164,38 son de platanera, 59,84 de viñedos y 25 de aguacateros.

TE RECOMENDAMOS