La Palma

Las clases en el instituto Juan XXIII, de Tazacorte, recuperan el formato presencial

La dirección del Pevolca levanta el confinamiento que afectaba a unas 3.000 personas y Capitanía Marítima autoriza a operar en el muelle, tras la llegada este lunes de una nueva colada al océano

Las clases en el instituto Juan XXIII de Tazacorte recuperan hoy el formato presencial, una vez que se ha levantado el confinamiento de la población en varios núcleos de este municipio por la llegada de una nueva colada al mar.

El Gobierno de Canarias retiró ayer la orden de confinamiento en sus viviendas para los vecinos de Tazacorte, San Borondón y El Cardón, núcleos de población donde están empadronadas casi 3.000 personas. La disposición se dictó al comprobarse que una colada llegaba al mar por los acantilados y levantaba una gran cantidad de vapor de agua y gases. El comité científico había recomendando esa medida en las dos ocasiones anteriores en las que la lava llegó al mar, porque la evaporación súbita del agua salada a las temperaturas emite, además de vapor, algunas partículas de ácido clorhídrico que en determinadas circunstancias son perjudiciales para quien se encuentre cerca si las respira.

Se aconseja el uso de mascarillas FFP2, al igual que en los términos de Santa Cruz de La Palma, Breña Baja y Breña Alta. En paralelo, Capitanía Marítima ha quitado la prohibición de operar en el muelle de Tazacorte.

A partir de mañana se prevé la entrada de una estructura frontal y, posteriormente, de una vaguada atlántica que producirán precipitaciones que podrán ser de carácter fuerte y dejarán hasta 60 litros por metro cuadrado en 12 horas; principalmente, en el este. Esta situación revertirá el sábado.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya ha activado el aviso amarillo (riesgo). También se pronostica que la nube de ceniza y dióxido de azufre (S02) seguirá dispuesta hacia el E-NE desde el foco eruptivo.