tribunales

Piden 16 años de cárcel a Carta, el fallido promotor del circuito

Arranca un juicio contra el italiano, su hijo, la pareja de este y su socio, Soler, por presunta estafa, alzamiento de bienes y administración desleal en el caso de Herrajes Guamasa
CIRCUITO MOTOR TENERIFE GIUSEPPE CARTA
Giuseppe Carta, a la izquierda de Carlos Alonso durante la presentación del nuevo circuito, que tampoco cuajó. DA

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife tiene previsto celebrar esta semana un juicio entre cuyos encausados se encuentra el italiano Giuseppe Carta, quien alcanzó efímera popularidad en la Isla al ser presentado en 2015, poco antes de las elecciones insulares, como uno de los personajes clave para retomar el proyecto de construir un circuito automovilístico en el Sur de la Isla.


Junto a Carta se sentarán en el banquillo de los acusados su socio habitual, Jesús Guillermo González Soler, así como el hijo del italiano y la pareja sentimental de este.


De la enjundía del caso que nos ocupa, relacionado con la empresa Herrajes Guamasa, da buena cuenta el hecho de que la acusación presentada en nombre de los querellantes pide un total de 34 años de cárcel para los cuatro encausados por la presunta comisión de delitos tales como estafa, apropiación indebida, administración desleal y encubrimiento. El peor parado en este sentido es el propio Carta, a quien las penas solicitadas suman hasta 16 años de cárcel.


Ciertamente, desde la Fiscalía se solicitan condenas inferiores para los cuatro y solo se contempla la comisión de apropiación indebida y administración desleal. Exactamente, un total de cuatro años y nueve meses de prisión para Carta y dos años y nueve meses de cárcel para cada uno de los otros tres.


Donde sí coinciden las acusaciones es en la base de las mismas, al considerar probado que los propietarios originales de las empresas locales Herrajes Guamasa SL y Desarrollos DHG SL vendieron las mismas a Carta por el simbólico precio de tres euros “con el compromiso de liquidar las deudas [contraídas por ambas firmas], acción esta que no ha sido llevada a cabo por el acusado Giuseppe Carta con el perjuicio real” para los primeros, quienes, “como consecuencia de ello, se han visto perjudicados al dirigirse contra los mismos numerosos procedimientos judiciales de ejecución de reclamación” de dichas deudas.


Para hacerse una idea de los hechos ahora por juzgar, sirva como ejemplo que Carta, presuntamente vendió por 430.000 euros (lo que faltaba por pagar de la hipoteca) una nave industrial propiedad de Herrajes Guamasa y valorada en más de 1,3 millones de euros. El objetivo de dicha operación, realizada a través de otras empresas a nombre de su hijo y/o su nuera, era liberar de cargas tanto esa propiedad como otras con las que supuestamente se obró de modo similar, en hechos acaecidos entre 2013 y 2014.

“Es su medio de vida”, sostuvo el juez instructor de esta causa en un auto

“De la instrucción se desprende (…) que los hoy querellantes han sido engañados por los querellados resultando este su medio de vida al seguirse varias causas contra estos por hechos similares…”. La frase se recoge en un auto del Juzgado de Instrucción Nº 4 de la capital dictado precisamente en relación con el caso de Herrajes Guamaza, y dicha descripción de las presuntas acciones delictivas de Giuseppe Carta y su clan permitió a DIARIO DE AVISOS en 2015 alertar sobre la presencia del italiano en la revitalización del proyecto de un circuito de motor en el Sur de Tenerife.


Aunque desde el Cabildo se quiso quitar hierro al asunto y negar protagonismo a Carta, tildado a posteriori como “mero intermediario”, lo cierto es que la publicación del Decano encendió todas las alarmas y, aunque se siguió con el proyecto, finalmente hubo que rescatar en los tribunales el contrato firmado por aquel entonces con varias empresas italianas.

TE RECOMENDAMOS