música

El Concierto de Navidad une a los canarios en torno a La Palma

La XXVII edición del encuentro organizado por Puertos de Tenerife, aun sin público, logró emocionar a través de las redes y la televisión
Concierto de Navidad 2021. | Sergio Méndez

Las notas de la célebre película de Charles Chaplin, Candilejas, abrieron el XXVII Concierto de Navidad de Puertos de Tenerife, un encuentro que, bajo el lema Volvemos, recuperó su espacio en la Dársena de Los Llanos después de que el año pasado no pudo celebrarse por la pandemia. Aunque la vuelta no fue completa, al celebrarse sin público por la actual situación sanitaria, la música de la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) emocionó igualmente a todos aquellos que siguieron el concierto a través de las redes sociales y de La 2 de Televisión Española en Canarias, que lo ofreció en directo. Aunque un pequeño grupo de personas quiso acercarse hasta la pasarela puerto ciudad para disfrutar de la música que llegaba desde la Dársena. La espléndida voz del tenor tinerfeño Airam Hernández acompañó a la OST que, bajo la dirección de Víctor Pablo Pérez, ofreció un programa lleno de alegría, el hilo conductor del concierto, el de recuperar la alegría, pero también, el de arropar a la isla de La Palma, a cuyos habitantes afectados por la erupción del volcán de Cumbre Vieja, irá destinada la recaudación del concierto.

Uno de los momentos más emotivos fue, precisamente, la pieza con la que la Orquesta Sinfónica de Tenerife homenajeó a la Isla Bonita. La composición de Edward Elgar, Nimrod, fue la elegida por Víctor Pablo Pérez para mandar todo el apoyo y cariño a La Palma, en un día en el que, además, se dio por finalizada la erupción volcánica. La música de Elgar estuvo acompañada por las imágenes del volcán y la lava en la pantalla que acompañó a la OST en el escenario.

Con piezas tan populares como Nella Fantasía, de Ennio Morricone, la banda sonora de Star Wars, suite para Orquesta (John Williams), Alfonsina y el mar (Ariel Ramírez) y Malagueña (Ernesto Lecuona), en la voz de Airam Hernández, hicieron las delicias de un público que solo tuvo palabras de agradecimiento a través de las redes por poder disfrutar de un espectáculo de tan alto nivel. También hubo espacio para clásicos como La donna e mobile, de Verdi, de nuevo interpretada magistralmente por el tenor tinerfeño.

Los villancicos protagonizaron la última parte de un concierto con un cariz solidario. Y es que la recaudación por la venta de las entradas irá íntegramente destinada a los afectados por el volcán de La Palma. Desde Puertos de Tenerife se recordó el pasado lunes que hubieran adquirido entradas, si así lo deseaban, podían solicitar la devolución de los tres euros del importe accediendo a www.tomaticket.es para requerir su reintegro. El dinero que no se devuelva se destinará, tal y como estaba planteado desde el principio, a La Palma.

También Fundación DISA incrementó el componente solidario del concierto, como ha venido haciendo en los últimos años, al aportar 20.000 euros, concretamente a la iniciativa Todos con La Palma, apoyada desde Puertos del Estado.

Boluda Corporación Marítima, uno de los principales patrocinadores del concierto en las 26 ediciones celebradas, hizo también lo propio aportando 17.552, además de colaborar nuevamente con los contenedores que dan forma al cerramiento del escenario de la Dársena de Los Llanos.

La Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife recordó durante la presentación del Concierto de Navidad del gran esfuerzo que ha supuesto sacar adelante esta XXVII edición, resultando imprescindible para su materialización la apuesta decidida de instituciones como el Gobierno de Canarias a través de la consejería de Turismo, Industria y Comercio; Cabildo de Tenerife con su consejería de Cultura; Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a través de la Sociedad de Desarrollo; Recinto Ferial y la propia Sinfónica de Tenerife. Y siempre, con la colaboración de la iniciativa privada, presente desde la primera edición de concierto y sin la que este nunca habría existido.

El concierto se encaminó a su cierre con el villancico Una sobre el mismo mar en versión instrumental y la interpretación por parte de Airam Hernández del conocido y popular tema navideño Oh holy night. La Marcha Radetzky puso el punto y final a un concierto atípico, pero que logró su objetivo de emocionar en su vuelta.

TE RECOMENDAMOS