la palma

El volcán da una noche de paz a los palmeros para que puedan soñar tranquilos con su final

Desde que surgió el pasado 19 de septiembre, nunca habían transcurrido 24 horas sin tremor mientras se desploma la emisión de dióxido de azufre; aunque prudentes, los expertos se suman al optimismo
Así de tranquilo estaba ayer el volcán de Cumbre Vieja, C7

Una noche de paz que cuando se lean estas líneas pueden ser dos para que los palmeros sueñen tranquilos con el ansiado final de una erupción que, iniciada el pasado 19 de septiembre, ha causado, en cuanto a daños materiales se refiere, más destrucción que las ocho registradas en la Isla desde la colonización europea.

El volcán sin nombre (aunque las asociaciones de afectados se han decantado claramente por el de Cumbre Vieja) ha otorgado las primeras 24 horas de paz en un proceso cuyo balance actual es terrible, con cerca de 7.000 desalojados y poco más de 3.000 construcciones arrasadas, por citar dos ejemplos.

Desde las 21:30 horas del pasado lunes, no hay tremor y la emisión de dióxido de azufre se ha desplomado hasta las cien toneladas diarias, pero con eso no basta dado que no sería la primera vez en que una erupción palmera se toma un descanso para reactivarse días después. Sin embargo, hasta cautelosos especialistas como Vicente Soler y Nemesio Pérez se sumaron ayer al optimismo expresado este fin de semana por el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres.

Si se confirmase, apunten el 13 de septiembre, día de Santa Lucía, invocada en caso de catástrofes naturales en no pocas partes del planeta…

TE RECOMENDAMOS