sociedad

Un Gordo para aliviar las penas

Millones de españoles han depositado su ilusión en el bombo de la Lotería de Navidad; los canarios son de los que menos juegan: cada tinerfeño se gasta una media de 50 euros; eso sí, 17 más que los vecinos de Las Palmas

La normalidad tampoco ha llegado a la Lotería de Navidad, a tenor de las ventas que se cerrarán hoy en todas las administraciones y receptores de España. Aunque son ligeramente superiores al fatídico 2020, cuando el virus azotó nuestra sanidad y nuestra economía, están lejos de las de 2019, a tenor de los datos que ha ofrecido la Selae (Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado). Sin embargo todos de alguna manera esperan con ilusión que el Gordo o un pellizco puedan sonreírles en el sorteo de mañana, por mucho que en este tipo de sorteo nadie aspira a hacerse millonario, al contrario de otros juegos de azar, como la Primitiva o el Euromillón.

Por centrarnos en Canarias, de nuevo volveremos a estar en la cola de las comunidades que menos dinero invierten en la Lotería de Navidad, quedando lejos de la media nacional. Así, por las ventas que se llevan acumuladas, la media solo alcanza los 41,45 euros (dos décimos), apenas 20 céntimos más que el año pasado, por los 66,60 de la media nacional. Eso sí, en la provincia tinerfeña, seguramente por el reclamo indudable de la conocida gasolinera La Chasnera, en Granadilla de Abona -ocho años consecutivos dando premios y en tres ocasiones el Gordo-, y por la gran venta de las administraciones de la isla de La Palma, la media alcanza los 50,12 euros por solo 33,4 en la provincia de Las Palmas.

Respecto a las distintas comunidades autónomas, donde más Lotería de Navidad se ha consignado para la venta es en Madrid (515,3 millones de euros), seguida de Andalucía (438 millones de euros), Cataluña (404,1 millones de euros) y Comunidad Valenciana (370 millones de euros), mientras que en Canarias se han consignado 88,4 millones de euros.

‘Número’ del volcán

Si el año pasado el primer número que se agotó fue el 14320, que recogía el inicio del estado de alarma, este año ese título de número fetiche se lo lleva el 19921, que recoge la fecha del inicio de la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Consignado a una administración de Tarrasa y a otra de Valencia, los décimos fueron adquiridos el mismo domingo que el magma comenzó a salir a la superficie en el palmero Valle de Aridane. Imposible conseguir el número.

Como imposible ha sido lograr las terminaciones más perseguidas, como el 13 y 69, o incluso algún número terminado en 5, el que más veces ha terminado el Gordo. Quizás por eso, José Miguel González, el propietario de La Chasnera, la estación de la fortuna, declaró a DIARIO DE AVISOS hace unos días que este año el primer premio terminará en “55”. Lo dice alguien que desde 2013, cuando repartió completo el segundo premio (200 millones de euros), no ha faltado a la cita con los grandes premios.

Aunque desde la Selae no pueden dar datos de ventas en administraciones o receptores determinados -por protección de datos, apuntan- nadie discute que La Chasnera es la receptora -números de máquinas y no de administración- que más vende en Canarias y una de las primeras de España, solo superada por las grandes administraciones como Doña Manolita, en Madrid, o Sort, en Lérida. En cuanto a administraciones en Tenerife, El Gato Negro, de Los Realejos, sigue liderando el ranking.

Telde, San Bartolomé de Tirajana, Granadilla de Abona y Puerto de La Cruz son los municipios de Canarias más agraciados con el Gordo, ya que el primer medio ha recaído hasta en tres ocasiones en estas localidades, aunque en el caso del Puerto de la Cruz, en una ocasión (2007) tuvo que devolverse, al no venderse en ventanilla el 06381.

Mientras, Las Palmas de Gran Canaria, Arrecife, Santa Cruz de Tenerife y Los Realejos han acogido el primer premio en dos ocasiones, según los datos registrados por la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado. Finalmente, en las localidades de Agüimes, Antigua, Arucas, Becerril, Cruce de Arinaga, Firgas, Gáldar, Haría, Morro Jable, Puerto del Rosario, Santa Lucía de Tirajana, San Francisco de Paula, Teror, Yaiza, Arico, Bajamar, Garachico, Icod, La Orotava, Porís de Arona, La Laguna, Santa Cruz de La Palma, Tegueste y Vilaflor ha tocado en una ocasión, aunque en todos los casos han sido décimos sueltos, lo más normal desde que existen los receptores.

TE RECOMENDAMOS