economía

Asaga: “El precio de la electricidad podría llegar a paralizar los pozos de agua”

El coste de la pipa ha pasado, en función de la cota de elevación, de 0,30 a 0,60 euros; muchos agricultores no pueden asumirlo
Imagen de un pozo en Guía de Isora.

Las comunidades de pozos pueden paralizar la extracción de agua de riego y abasto al no poder asumir el “desmesurado incremento” de la electricidad, alertó ayer la Asociación de Agricultores y Ganaderos (Asaga-Asaja) de Canarias. En un comunicado, la organización explica que en dos meses se ha triplicado la factura energética, y agrega que la consecuencia inmediata es el incremento del precio de la pipa de agua que pasa, dependiendo de la cota de elevación, de 0,30 a 0,60 euros, lo cual no podrán asumir muchos agricultores.

Ante este situación, solicita al Cabildo de Tenerife que garantice que no se pagará más por el agua de riego. También reclama una línea de ayudas para poder reducir el impacto económico sobre el agricultor y el consumidor final. Asaga ha hecho estas peticiones cuatro días después de que el consejero de Agricultura del Cabildo de Tenerife, Javier Parrilla, asegurara que el precio del agua no se va a subir a los agricultores, pues la corporación insular asumirá el sobrecoste.

Ángela Delgado, presidenta de Asaga, afirma que se trata de una situación “de gran impacto no solo en la actividad agraria de la Isla, sino también en el suministro de la población, teniendo en cuenta que, según datos del plan hidrológico, de los 150 hectómetros cúbicos que aportan Isla, 90 son de galerías y 60 provienen de pozos, lo que supone un tercio del total de los recursos existentes en el subsuelo”. Agrega que se da la circunstancia de que el pasado octubre las compañías eléctricas que suministraban energía a los pozos de la Isla dejaron de hacerlo, al no poder hacer frente a sus compromisos con sus clientes, por lo que los comuneros se vieron obligados a someterse a las condiciones del mercado eléctrico para poder abastecerse y seguir extrayendo agua. El cambio de modelo supuso tener que pagar un precio cinco veces superior de lo que pagaban, pasando de una tarifa fija mensual de 46 euros el megavatio a 239 euros el megavatio en diciembre, comenta Asaga. Esa “fuerte” subida ha provocado un incremento de la factura de la luz tres veces superior a lo que pagaban las comunidades de pozos. Así, apunta que instalaciones que abonaban 27.000 euros de factura en octubre pagan ahora 82.000 euros.

En Tenerife hay 300 pozos, de los cuales alrededor de 150 permanecen activos repartidos por diversas ubicaciones.

TE RECOMENDAMOS