educación

Clases llenas sin distancias mínimas: los alumnos de la ULL exigen la docencia semipresencial

Desde ACE recuerdan que desde el equipo rectoral se optó por cancelar los 3 últimos días de clase por el auge de contagios por Covid-19, siendo la situación sanitaria mejor que la actual
Facultad de Filología-Estudios Ingleses. | DA

El estudiantado de la Universidad de La Laguna (ULL) pide cambios en la forma de impartir docencia en el centro. Específicamente solicitan que se modifique el actual escenario, que impone la docencia presencial en todos los Grados. En ese sentido, la Asociación Canaria de Estudiantes (ACE) exige la implementación de un modelo de docencia semipresencial que permita que todas aquellas personas que prefieran seguir las clases online puedan hacerlo y aquellas que opten por una docencia presencial tengan esta posibilidad.

Desde ACE recuerdan que desde el equipo rectoral se optó por cancelar los 3 últimos días de clase por el auge de contagios por Covid-19, siendo la situación sanitaria mejor que la actual, ya que la isla de Tenerife se encuentra en estos momentos en nivel 4 de alerta.

Asimismo, desde el grupo claustral destacan la enorme hipocresía que mantiene la ULL respecto a la presencialidad dado que órganos de gobierno como el Claustro se reúnen de forma semipresencial, e incluso de forma totalmente telemática otros como el Consejo de Gobierno.

Por otra parte, recuerdan que la atención primaria está totalmente colapsada por lo que se hace imposible cumplir la propia normativa de la que se dotó la ULL para facilitar la docencia online a las personas positivas por Covid-19. Este protocolo establece que el estudiante que esté contagiado por coronavirus deberá adjuntar un documento acreditativo expedido por parte del Servicio Canario de Salud al Programa de Atención a Estudiantes con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo que realizará las gestiones oportunas.

Según subraya el colectivo estudiantil, esta posibilidad es inviable dado el anteriormente mencionado colapso del sistema de atención primaria y la larga espera para recibir una cita con el facultativo de cabecera. Esta situación obliga a muchos estudiantes a tener que confinarse sin poder recibir ningún tipo de docencia.

Frente a los argumentos que señalan que la ULL no es una universidad a distancia, el estudiantado afirma que este razonamiento parte de un error de base al considerar la docencia online como enseñanza a distancia. Destacan que el modelo de clases que se imparte en centros como la Universidad Nacional de Educación a Distancia se basa en tutorías, mientras que la docencia virtual o semipresencial no significa otra cosa que dar traslado a la docencia a otra plataforma distinta a la tradicional aula universitaria. 

Otro de los argumentos que, en opinión de la ACE, justifican el pase a una docencia semipresencial es la masificación de las aulas. En ese sentido, señalan que en un momento en que los aforos se están viendo restringidos en la ULL se mantienen clases con más de cien estudiantes sin distancia interpersonal.

Por otra parte, la representación estudiantil subraya que las declaraciones vertidas en los medios de la Agencia de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) justifican la posibilidad de adaptar la docencia por cuanto que desde este organismo se afirma que “las características de un título universitario y las condiciones en que se van a desarrollar las enseñanzas y los exámenes son una decisión de cada Universidad”.

Por último, la ACE lamenta la falta de comunicación entre el equipo rectoral y la representación estudiantil de la ULL, recordando que durante el confinamiento del 2020 la información era compartida y la toma de decisiones consensuada. Esta situación ya no se da, a pesar de haber solicitado en distintas intervenciones en el Claustro de la Universidad de La Laguna que se recuperara este trabajo colectivo.

TE RECOMENDAMOS