sociedad

La caja negra, el dispositivo que la DGT obligará a los coches a llevar en pocos meses

La Unión Europea considera que será una herramienta muy útil para mejorar la seguridad

La Dirección General de Tráfico (DGT) continúa con su objetivo de reducir los accidentes mortales en carretera. Para que esto sea posible se deben evitar las distracciones al volante, siendo uno de los principales problemas al volante, como el uso del teléfono móvil o el GPS, entre muchas otras. Y, para mayor seguridad, será obligatorio llevar a partir de 2022 un dispositivo que grabará todos los datos significativos en caso de accidente, similar a la caja negra de los aviones.

Este nuevo elemento deberá ser incorporado de manera obligatoria en todos los coches nuevos a partir de julio. La caja negra (EDR) se colocará bajo el asiento del conductor e irá registrando y borrando información constantemente. Su función es controlar y registrar todos los datos del trayecto. Eso sí, no tomará imágenes ni sonidos ni señalará el origen de los datos, serán anónimos.

La Unión Europea considera que será una herramienta muy útil para mejorar la seguridad y concienciar de manera positiva a los conductores del cumplimiento de la normativa. La caja negra permitirá evitar hasta 25.000 muertes en Europa en los próximos 18 años, según un estudio llevado a cabo por el Parlamento Europeo.

La caja negra (EDR)

Este nuevo dispositivo funciona de manera similar a la de los aviones y deberá colocarse bajo el asiento del conductor, atornillada al chasis. Registrará los datos más relevantes en caso de accidente.

En caso de accidente, la caja se activará almacenando los datos desde los 30 segundos previos hasta los cinco segundos posteriores. Se activará tras el despliegue del airbag, quedando registrada la velocidad, los movimientos de la dirección, la posición final del acelerador, la desaceleración, los cinturones de seguridad, el ángulo de giro del vehículo…

De esta manera, los datos recogidos ayudarán a esclarecer las causas del accidente y permitirá tomar nuevas medidas de seguridad en el futuro.

“No sirve para dirimir la culpabilidad en un accidente, pero sí para analizar las causas y un incentivo para mejorar la conducción”, explica la Dirección General de Tráfico.

La información recopilada es anónima, un EDR registra únicamente datos en situaciones concretas, no guardando datos personales, como el nombre, la edad o el sexo, del conductor. No sirve para dirimir la culpabilidad en un accidente, pero sí para analizar las causas e incentivar a mejorar la conducción.

Este dispositivo forma parte del conocido programa “Visión Cero”, con el que se espera reducir en 2050 a cero las muertes ocurridas por accidente dentro de la Unión Europea.

TE RECOMENDAMOS