sociedad

Canarias inicia la cuenta atrás de las restricciones por la COVID

Tras el adiós a la mascarilla obligatoria en exteriores y pese al repunte de ayer con más de 1.300 nuevos casos, desde hoy se aplican en cada Isla las medidas previstas para el nivel inferior de alerta
El adiós a la mascarilla obligatoria en exteriores se dejó sentir ayer en las calles de la capital. FRAN PALLERO

Ni la pandemia ha desaparecido en Canarias ni ha dejado de colapsar la Sanidad, como tampoco la economía isleña ya no padece su brutal y demoledor, y por eso las autoridades no dejan de recordar que hay que seguir teniendo presente a la COVID y, en consecuencia, protegerse de la misma. Pero ello no es óbice para mantener vigentes las restricciones aprobadas cuando la sexta ola, protagonizada por la variante omicrón, disparó la incidencia del mal en el Archipiélago, por cuanto la evolución actual es claramente descendente pese al leve repunte de ayer, con otras cinco muertes y más de 1.300 nuevos contagiados por estos lares.

Apenas ha tardado un día el Gobierno de Canarias para, tras entrar en vigor ayer la eliminación de la obligatoriedad del uso de las mascarillas en los espacios exteriores de toda España, rebajar desde hoy mismo las limitaciones fijadas para todos los niveles de alerta sanitaria previstos, de tal modo que ahora se aplican las correspondientes al inmediatamente inferior. Dicho aún con mayor claridad: da igual que, por ejemplo, Tenerife siga en nivel 4 y La Palma, La Gomera y El Hierro permanezcan en el 3, porque ahora se aplicarán en la Isla Picuda las medidas anteriormente contempladas para el nivel 3, mientras que al resto de la provincia le atañen las del 2.

General

Los cambios descritos, impulsados desde Salud Pública, tienen mucho en cuenta, como es propio, lo que ocurre lejos de las Islas. Si bien ómicron ha provocado que, pese a que se tardó todo un año en llegar a los 100 primeros millones de contagios por todo el planeta, solo hayan hecho falta las tres semanas transcurridas entre los días 6 y 25 del pasado enero para pasar de los 300 a los 400 millones de casos, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene previsto dejar de considerar este mal (por lo que refiere a Europa) como algo pandémico, para responder ante el mismo como algo endémico. Porque una enfermedad es considerada epidémica (pandemia) cuando experimenta un aumento de casos en un momento determinado y después se reduce, como ocurre cada año con la gripe, mientras que se la considera endémica cuando se mantiene estable en el tiempo en un lugar determinado, que es el caso del dengue en algunas regiones de América Latina o la malaria en ciertas zonas de África.

Atención Primaria

Mientras avanza la desescalada, la Atención Primaria continúa pagando un altísimo precio. Enfermeros de toda España se manifestaron ayer (también en Santa Cruz y Las Palmas) por el desplome asistencial en centros de salud. Los mismos a los que tanto se les aplaudió reconocen hoy que están “exhaustos”.

TE RECOMENDAMOS