superconfidencial

Cuando el cabo Celso encerró a Chicho Vázquez

En la noche de los tiempos, a Chicho Vázquez, paz descanse, que era corresponsal de este periódico en el Puerto de la Cruz, se le ocurrió, en el tedio de aquel verano, hacer un reportaje de la cárcel de la ciudad

En la noche de los tiempos, a Chicho Vázquez, paz descanse, que era corresponsal de este periódico en el Puerto de la Cruz, se le ocurrió, en el tedio de aquel verano, hacer un reportaje de la cárcel de la ciudad. Los calabozos, lúgubres, estaban situados en el sótano de la actual comisaría de la Policía Local, que entonces mandaba el cabo Celso, que había sustituido al cabo Chencho. Fue allí Chicho Vázquez con Enrique Serrano, que acaba de fallecer a los 88 años, y que era nuestro fotógrafo. Y Celso echó el pestillo cuando Chicho Vázquez había entrado en el calabozo. Serrano hizo la foto de Chicho encerrado. Todos se fueron y lo dejaron allí. La noticia saltó a los periódicos de Madrid: “Periodista encerrado en el calabozo cuando hacía un reportaje”, titularon. A la media hora volvieron el cabo y el fotógrafo a rescatar al reportero. Enrique Serrano era un hombre tranquilo. Había trabajado como fotógrafo en Nueva York y en Argentina antes de recalar en el Puerto para hacer fotografías de bodas y bautizos. Iba a todos los actos, pero mejor que no le pidieras una foto comprometida; no la hacía. Lo recomendó su amigo Chicho Vázquez al periódico y ambos protagonizaron escenas memorables de esta profesión. Chicho hacía juegos malabares con las noticias y Serrano era un maestro del blanco y negro. Trabajaban en un pequeño apartamento, propiedad del capitán Luis Guiance, a la sazón presidente del Real Unión de Tenerife, en la Calle de las Tiendas. Esa era nuestra redacción en el Puerto. Los dos han muerto, Chicho hace muchos años, Serrano el otro día. Y también el cabo Celso. Los dos primeros son también historia del periodismo pequeño, de pueblo, al uso en los setenta. Y deben recibir su homenaje. Ahora los tres se estarán echando un vaso de vino en el calabozo blanco del espacio infinito.

TE RECOMENDAMOS