conversaciones en los limoneros

José F. Álvarez, presidente del Grupo Bounty: “Soy un canario medular que quiere poner a su tierra en el mundo del lujo”

Sigue presidiendo el conglomerado de empresas que ha creado Bounty, con sede en la calle San Clemente de Santa Cruz, donde el requisito irrenunciable para los ejecutivos y los empleados es que hablen inglés.
Andrés Chaves y José Francisco Álvarez FRAN PALLERO

José Francisco Álvarez Rodríguez nació en La Palma en 1949. Si lo cito de esta forma, José Francisco Álvarez, la mayoría de la gente no lo conocerá. Pero si digo Jose el de Bounty, Canarias entera sabe a quién me estoy refiriendo. Y a él no le molesta. Estamos en Los Limoneros y Jose me presenta a su mano derecha, Felipe de Francisco Guerra. Porque mi interlocutor se ha jubilado oficialmente, aunque una persona de su energía vital y de sus conocimientos comerciales no puede retirarse nunca. Por eso sigue presidiendo el conglomerado de empresas que ha creado Bounty, con sede en la calle San Clemente de Santa Cruz, donde el requisito irrenunciable para los ejecutivos y los empleados es que hablen inglés. Son tan discretos que yo pensaba que las tiendas de la calle del Pilar habían cerrado y que Jose ya no trabajaba. Pero lo sigue haciendo en su empresa desde hace 43 años y aunque no facilitan datos de facturación, y es lógico, las cosas les van muy bien. Es difícil, a pesar de que tomé buena nota, trasladar a un lector amante del lujo el conglomerado de venta on line de la empresa. Intentaré que las explicaciones que me da unas veces Jose y otras Felipe sean entendibles. Llevan los dos el lujo en la sangre, desde la ropa hasta el perfume, pasando por los complementos. Son los únicos que venden lujo en Canarias a gran escala.


-Bounty extendió sus tiendas de lujo por todo el Archipiélago.
“Las cosas han cambiado. Ahora tenemos tiendas mayores, pero menos establecimientos. Llegamos a tener 21 comercios de lujo y hoy son ocho, entre Tenerife y Gran Canaria”.


-¿Por qué Bounty?
“Porque una vez me regalaron una maqueta de esta goleta inglesa y me gustó el nombre. Fue durante aquella famosa regata Plymouth-Tenerife”.


-Jose, ¿cuántos años llevas en esto?
“Pues hace 43 años, pero desde hace cierto tiempo nos hemos transformado. Nos hemos adaptado a los tiempos. Y ahora lo que priva es la venta on line y unos comercios físicos con unas características determinadas”.


-¿Y no te ha dado por los outlets de lujo, como a los italianos?
“No, los outlets de lujo van a desaparecer en España, en Italia y en cualquier parte del mundo”.


-¿Son ustedes, los distribuidores, esclavos de las grandes marcas?
“No, para nada; ellas ponen sus condiciones. Y nosotros, si nos interesa, las aceptamos o no. El beneficio tiene que ser mutuo”.


-Has hablado de venta on line. ¿Cuántas visitas tienen las plataformas con las que ustedes trabajan?
“Unos 25 millones de visitas cada mes”.


-¿Y es verdad que tienen clientes muy, pero que muy famosos?
“Si te refieres, por ejemplo, a Leo Messi, sí”.


-¿Cómo ha sido el crecimiento de las ventas de Bounty?
“En los últimos seis años, de una manera exponencial”.


-¿Y recuerdas cómo fueron los comienzos?
“No me puedo olvidar. Empecé con un crédito de tres millones de pesetas pagándole al banco el 19% de interés”.


-¿Quiénes han participado de ese éxito?
“La empresa somos todos. Aquí lo importante es el capital humano. No existen personalismos, nosotros siempre hablamos en plural”.


-Háblame de esas plataformas de venta.
“Operamos con varias, con Market Place, con Farfecht Place. Distribuimos también con operadores instalados en la ZEC”.


-¿Y Alrromoda?
“Es una sociedad limitada que explota boutiques de señora y caballero, que fue fundada en el año 1998”.
(Leo en Internet que tiene un rango de hasta 50 empleados y una cifra de facturación de dos millones y medio de euros, con un capital social de 100.000 euros. Boutiques de señora y de caballero, pertenecientes a esta compañía cuyo máximo responsable tengo a mi lado).


-¿Han decaído las ventas en tiendas?
“Depende, pero por lo general no. Lo que sí ha subido es la venta por Internet. Los conceptos han cambiado Nosotros nos adaptamos a esas tendencias y costumbres hace seis o siete años; me refiero concretamente a las nuevas fórmulas, a la venta on line”.


-¿Y la pandemia les hizo daño?
“La pandemia ha sido lamentable y triste, pero no nos restó ventas. Todo lo contrario, crecimos”.


-¿Solo en artículos de lujo?
“En el caso de la venta on line también trabajamos con marcas de segundo nivel, pero de grandísima calidad; y desde luego sin olvidar el lujo”.


-Nadie es profeta en tu tierra, José. ¿Cuántas veces te han intentado cortar la cabeza en las islas?
“Varias, incluso con campañas de calumnias incluidas. Da igual, nosotros sumamos y nos crecemos ante la maledicencia. Tuve mucha suerte de encontrar a alguien como Felipe de Francisco, a quien considero mi heredero. Lamentablemente, mis sobrinos, que han trabajado conmigo, no han seguido en la empresa. Yo ahora, por ejemplo, he conocido a la sociedad de Las Palmas, tan distinta a la tinerfeña. Y estamos muy contentos de nuestra presencia en Gran Canaria”.


-¿Dónde están tus tiendas?
“En los lugares turísticos. El turismo es nuestra fuente de riqueza, de eso no hay duda. Por ejemplo, hemos abierto en el entorno del Centro Comercial Plaza del Duque comercios multimarcas de gran lujo. En ese lugar no caben las mediocridades. Para conservar el turismo hace falta calidad en todos los sentidos; es preciso, por ejemplo, que los que vengan se sientan seguros. Y que el servicio que se les dé a los visitantes sea impecable. Y hoteles de cinco estrellas, muchos más todavía de los que tenemos”.


-¿Es el sur de Tenerife el futuro del comercio de lujo?
“No te quepa duda. La zona tiene un potencial enorme y cuanto más crezca el nivel comercial más potente será turísticamente hablando”.


-Siempre has presumido de ser chicharrero, aunque naciste en La Palma.
“Soy canario medular, alguien que quiere poner a su tierra en el mundo del lujo. Y hay políticos que han entendido esto. El presidente Adán Martín, por ejemplo, creía en este tipo de actividad. Y propuso para el sur de Tenerife algo como el Bay Side de Miami. Lamentablemente no se pudo conseguir”.


-¿Qué porcentaje de ropa de hombre y de mujer vende Bounty en sus boutiques y plataformas?
“80% de hombre y 20% de mujer”.


-¿Por qué me dijiste antes que los outlets de lujo tienden a desaparecer?
“Pues para que no descienda el prestigio del producto. Hay firmas que nos recompran los excedentes, pero nos prohíben que los enviemos a outlets. El lujo va acompañado de un prestigio, que no se puede perder”.


-Yo tengo una marca preferida, Gucci. A mí Gucci me entusiasma.
“Tienes buen gusto. Pásate por nuestras tiendas o accede a nuestras webs de venta on line y lo verás”.


-Y Prada.
“Sigues teniendo buen gusto y te doy el mismo consejo anterior”.


-¿Farfetch?
“Una plataforma de venta de prendas de lujo, fundada por un emprendedor portugués. Es la web de los Vips, Farfetch Vip. A través de ella mantenemos un elenco de clientes de gran poder adquisitivo. Hay entre nuestra clientela artistas, futbolistas, empresarios, un montón de gente con posibles. En esta plataforma se puede consultar lo que tenemos en nuestras tiendas y en nuestro servicio de venta on line.”.


-Qué barbaridad. A esto se le llama reiventarse, Jose. ¿Qué hago para saber lo que ustedes venden?
“Vete al ordenador, pulsa Bounty Moda y lo tienes todo hecho”.


-Yo lo he hecho y me he quedado asombrado. Incluso marcas como Balenciaga, que yo creía que habían pasado de moda, están que se salen.
“Y que lo digas. En este momento Balenciaga se encuentra en primera línea, en primerísima diría yo”.


-¿Dónde se encuentra hoy el centro de la moda, en Milán o en París?
“Es una pregunta difícil. Sin que Milán haya caído, París la ha superado. Yo creo que el centro mundial de la moda, y sobre todo de la moda del lujo, es París”.


-¿Y las tiendas de lujo de segunda mano?
“Es normal que existan algunas porque el lujo siempre conserva un valor que no se extingue jamás”.


-¿Cuál es el requisito para el éxito en este mundo tan complicado?
“No solo ser bueno en lo que haces, sino parecerlo. Y ser honrado. A mí me han intentado montar campañas de lo más sucio. Y las he superado. Puras mentiras, cosas pueriles que no se sostenían. Pero en un sitio pequeño como es Canarias te pueden hacer daño. Son historias”.


-¿Cuáles son las marcas que más venden ustedes?
“Gucci, Dior y Prada, por este orden. Y Loewe. Es curioso las preferencias de los japoneses por Loewe, que es una marca española que rivaliza con las anteriores”.


-Háblame más de tus clientes vips.
“No debería”.


-Haz un esfuerzo.
“Pues la familia Rockefeller, el boxeador MacGregor. Lo siento, me tengo que parar ahí”.


-Jose, ¿qué haces cuando no viajas? En las islas resides cada vez menos tiempo.
“Me refugio en mi finquita de La Orotava, cerca de Pinolere, o en mi casa de la carretera del Pinito, entre el Puerto y La Orotava”.


-¿Cuántos meses al año vives en la Islas?
“Desgraciadamente me paso siete meses fuera. Cuando vengo hago muy poca vida social, pero yo soy muy chicharrero. Lo más importante es que he aprendido a ser bueno a nivel profesional. En más de 40 años no hemos tenido ni una sola incidencia comercial, ni bancaria. En más de cuarenta años jamás hemos repartido beneficios, sino que hemos reinvertido en las empresas. Yo no sé lo que es el dinero, no me interesa. Me interesa el trabajo y el éxito comercial. Ni siquiera sé lo que gasto o no gasto, pero sí sé que a nivel personal gasto muy poco”.


(Se emociona cuando habla de Felipe de Francisco y pide perdón por ello. Es un hombre agradecido. Jose Álvarez, este palmero de éxito, es una persona sensible y cariñosa. Me habla de las marcas de perfume que vende en sus boutiques.

“Te dejaré unas muestras en Los Limoneros, para que los pruebes”, me dice. Son perfumes de los que no había escuchado hablar jamás (Memo Paris, Eight&Bon, dedicado a Bob Kennedy; Linari, Nasomato); y me aclara que las marcas de perfumes de las grandes firmas, con sus nombres, que se venden en las perfumerías, no tienen nada que ver con las fragancias de lujo que se encuentran en las tiendas de Bounty. Sobre Felipe insiste: “Es que encontré a un hombre recto, trabajador, serio, que aprende y enseña y que además tiene una novia guapísima”).


-Bueno, pues lo tiene todo.
“Exactamente”.


-Hablabas de París y de Milán. ¿Qué te sugiere Roma?
“Yo siempre digo que Roma es como una amante vieja”.


-Pues no me importaría vivir en Via Condotti, Jose.
“Toma, ni a mí tampoco”.

TE RECOMENDAMOS