El HUC lleva décadas a la cabeza de la investigación del cáncer de colon en Canarias

El Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Canarias mantiene cuatro líneas de estudio en diferentes ámbitos para detectar de forma precoz el tumor y las lesiones que lo provocan
Las doctoras Marta Carrillo, Yanira González, Inmaculada Alonso y Goretti Hernández, y el Jefe del Servicio de Aparato Digestivo Manuel Hernández-Guerra. DA

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer colorrectal será en 2022 el cáncer más frecuentemente diagnosticado en España en mujeres y hombres con unos 43.370 nuevos casos (28.706 de colon y 14.664 de recto)., superando al de mama, próstata o pulmón. En el conjunto de la población canaria en 2020 se registraron unos 1.656 tumores de colon y recto.
Este tipo de cáncer está tradicionalmente relacionado con la edad y uno de los más prevenibles gracias a las campañas de detección precoz dirigidas a la población entre 50 y 69 años, basadas en la realización de pruebas de sangre en heces.
El Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Canarias (HUC) ha desarrollado una importante labor de investigación en el cáncer colorrectal iniciada por el anterior Jefe de Servicio, Enrique Quintero Carrión, con premios, galardones y publicaciones en prestigiosas revistas médicas a nivel internacional.
Quintero, que continúa su docencia como Catedrático de Medicina de la ULL, insistió a DIARIO DE AVISOS la suma relevancia de la participación de la población en los cribados y la evolución de la investigación desde 1987 para afrontar la patología.

Enrique Quintero Carrión. DA


“En España, el cribado comenzó en 2005 en Cataluña, Murcia y Valencia. En Canarias empezamos en 2009, pero ya el HUC formaba parte antes de un grupo multicentro nacional de la Sociedad Española de Gastroenterología -que este 2022 premió a Quintero por su trayectoria docente e investigadora-, y aquí fuimos pioneros en iniciar un estudio para evaluar los métodos de detección precoz del cáncer de colon”. Quintero recalcó que fue clave que AECC se uniera a esta iniciativa, “lo que le dio una gran divulgación y logró concienciar a las Administraciones sanitarias, los políticos y la sociedad en general sobre la importancia de los cribados”.
La ventaja del test de sangre oculta “es que es muy fiable y barato, es el test no invasivo que se ha extendido en toda Europa y España, y detecta en las heces trazas de sangre que no se ven a simple vista, el roce de las lesiones precursoras del cáncer, esos pólipos en el intestino y que tardan una media de diez años en crecer. Aproximadamente la mitad de las personas que tienen un test positivo tienen una enfermedad precursora del cáncer (pólipo o la lesión en un estadio muy precoz), mientras la otra mitad son falsos positivos (hemorroides, procesos inflamatorios en el colon, etc.). Al extirpar esa lesión hacemos prevención y evitamos que evolucione a cáncer”, destacó.
Sin embargo, Quintero lamentó que la participación de los cribados “sigue siendo baja en Canarias, sobre un 40% en comparación con otras comunidades, como el País Vasco con un 70%”, datos que achacó a un pudor, ya que “requiere recoger una muestra en heces. Todavía no disponemos de pruebas en sangre o saliva, en fase de investigación, que mejoraría la participación. Sin embargo, es satisfactorio que cada vez se diagnostiquen más cánceres en fase temprana”.

Recordó que es el cáncer más frecuente en España y Canarias, analizando ambos sexos conjuntamente, más de 45.000 casos anuales, y la segunda causa de muerte por cáncer, pues fallecen unas 300 personas a la semana por cáncer de colon, una enfermedad totalmente prevenible con este test de sangre oculta”. Por tanto, todos los esfuerzos deben centrarse en “romper los miedos y tabúes, y lograr que la gente participe en los cribados. Un método de detección precoz que se complementa con la colonoscopia en el caso de ser positivo y que se hace con sedación y no es nada molesta”.

Cuatro líneas de investigación
La actividad investigadora en el HUC sobre el cáncer colorrectal continúa bajo la dirección del actual Jefe de Servicio, Manuel Hernández-Guerra, con cuatro estudios liderados por mujeres.
La doctora Marta Carrillo realiza el estudio sobre el cáncer de colon en población con riesgo familiar y hereditario. Recuerda que se trata del primer estudio prospectivo y aleatorizado que se hizo para comparar dos estrategias de prevención de cáncer de colon, la colonoscopia y el test de sangre oculta en heces, en familiares de primer grado de pacientes que presentaron la enfermedad. Se evaluó el test de sangre oculta como estrategia más asequible, barata y con menos complicaciones. Carrillo también investiga el cáncer de colon hereditario a través de estudios genéticos.
Por su parte, la doctora Yanira González se centra en un proyecto sobre hígado graso y cáncer colorrectal. El hígado graso asociado al síndrome metabólico (diabetes, hipertensión, dislipemia y obesidad) es una causa creciente de cirrosis, cáncer de hígado y trasplante de hígado. Pero las principales causas de muerte son las enfermedades cardiovasculares y el cáncer colorrectal. Por tanto, hay que realizar una prevención primaria mediante modificación del estilo de vida basado en una dieta rica en fibra, baja en carnes rojas y alimentos procesados junto al ejercicio físico regular.
Asimismo, la doctora Inmaculada Alonso lidera actualmente el estudio Colonprev, que ha sido publicado en New England Journal of Medicine. El cáncer colorrectal es susceptible de cribado, lo que permite diagnosticarlo en estadios más precoces y, por tanto, mejorar su supervivencia. Por este motivo, nació el trabajo Colonprev liderado por el HUC, en el que participan 15 hospitales de ocho comunidades, que compara el test de sangre oculta en heces con la colonoscopia en pacientes asintomáticos y sin antecedentes familiares. Los datos se completarán este año 2022. Se ha puesto de manifiesto que ambas estrategias detectan el mismo número de cánceres.
Por último, la doctora Goretti Hernández se ha centrado en el estudio del cáncer colorrectal en edad joven. Se ha confirmado últimamente un aumento del cáncer de colon en menores de 50 años, sin que se conozcan las causas. Se ha diseñado un estudio multicentro entre 10 hospitales nacionales con el objetivo de identificar factores clínicos y moleculares para el diagnóstico del cáncer y lesiones precursoras, con marcadores no invasivos y micro-RNA.

Canarias realiza 50.700 test que detectaron 339 tumores y lesiones de riesgo

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias realizó en 2021 las pruebas de detección precoz de cáncer de colon y recto a 50.692 personas de entre 50 y 69 años, lo que representa el 42,5% de las 119.368 personas citadas y supone un 74,8% más que el año anterior.
La prueba de detección realizada, el test de sangre en heces, resultó positiva en 2.747 pacientes y, como consecuencia, se realizaron 1.077 colonoscopias en las que se detectaron 46 cánceres de colon, 66 adenomas de alto riesgo y 227 de bajo riesgo, lo que da una idea de la importancia de la detección precoz y, por tanto, de la participación en el Programa de Cribado.
La supervivencia supera el 90% en aquellos casos en los que la enfermedad es detectada de una forma precoz. Una vez dadas esas lesiones precancerosas, se extirpan los pólipos que las provocan.


El cáncer colorrectal es consecuencia del crecimiento anómalo de las células que forman los tejidos del tracto final del aparato digestivo, siendo los principales factores de riesgo la edad -a partir de los 50 años-, los antecedentes familiares, el haber padecido otros tumores o patologías digestivas como la enfermedad inflamatoria intestinal-colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn o los estilos de vida poco saludables, como la falta de actividad física, el sedentarismo, el consumo de bebidas azucaradas, tabaco y alcohol, o el aumento de ingesta calórica que conduce a la obesidad.

TE RECOMENDAMOS