cultura

Felipe Hodgson y la representación del paisaje

El artista tinerfeño inaugura el sábado una exposición en Desván Blanco en la que, a través del acrílico, busca una nueva dinámica interpretativa al trasladar la naturaleza al lienzo
La muestra se puede contemplar en Desván Blanco. Espacio Cultural hasta el 23 de abril. / DA

“No intento plasmar la instantánea de la naturaleza en detalle, sino describir mi forma de pensar ante un lienzo en blanco”. Esta es la idea que esboza Felipe Hodgson Ravina (Santa Cruz de Tenerife, 1951) en relación a Campo de variabilidad de la imagen del paisaje, la exposición que inaugura el próximo sábado (19.00 horas) en Desván Blanco, el espacio cultural que se halla en la calle de María Rosa Alonso Rodríguez, 9, en Vuelta de los Pájaros, en la capital tinerfeña.

Allí, hasta el 23 de abril, el arquitecto, pintor, escultor, grabador y dibujante tinerfeño va a mostrar una serie de cuadros, elaborados con acrílicos, que comparten la premisa de buscar “una nueva dinámica en la representación de la imagen del paisaje”, en la que elementos como el clima del lugar o la distancia con respecto a quien los observa desempeñan un papel determinante. “Es un enfoque muy abierto -detalla Hodgson- que siempre me permite dar respuestas emocionales y vibrantes de mi entorno espacial, el lejano, el próximo y el inmediato”.

LA LUZ Y LA LIBERTAD

Al elaborar esta muestra, el artista se ha centrado en la “estructura, en la pintura esbozada de los detalles, en la coherencia de sentir que un cuadro empieza de una manera y termina de otra forma”. De igual modo, en la paulatina construcción de Campo de variabilidad de la imagen del paisaje se pone de manifiesto un interés en reflejar cómo la luz afecta en el ambiente. A partir de ahí, Hodgson ha creado manchas cromáticas y esfumatos buscando un resultado óptimo, “pero siempre con cierto grado de libertad en el trabajo pictórico”, puntualiza.

La experimentación también está presente en las propias dimensiones de los cuadros: “Los de formato pequeño se van ordenando en grupos lineales para generar un solo paisaje”, expone el artista tinerfeño, al tiempo que explica que uno de los principales problemas que ha intentado solventar en este proyecto expositivo es “la distorsión visual que se puede producir en los extremos de la panorámica, teniendo en cuenta que si la superficie del cuadro es demasiado amplia para abarcar de un vistazo lo expuesto, lo normal es que el ojo se mueva para ver lo que se describe a la derecha y a la izquierda”.

Las obras han sido elaboradas con acrílicos. / DA

EQUILIBRIO Y DISTORSIÓN

Por ello, y siendo consciente de estas reglas ópticas que establecen no incluir ningún elemento en los bordes de la pintura que atraigan (y distraigan) la atención de quien la observa, desequilibrando de esta manera la composición, Felipe Hodgson ha empleado “amplias zonas de tonos, evitando los extremos distorsionados, con el fin de buscar una unidad y armonía en la escena pintada, dentro de ese campo de variabilidad de la imagen en el paisaje vegetal”.

Campo de variabilidad de la imagen del paisaje está abierta al público de lunes a viernes en horario de 17.00 a 20.00 horas. Para solicitar una visita a la exposición se puede contactar a través del correo electrónico desvanblanco@gmail.com o en el teléfono 922 066 160.

TE RECOMENDAMOS