sociedad

Heraclio, ganadero de Tenerife: “Voy racionando, pero solo tengo forraje y pienso para dos semanas”

Heraclio del Castillo, que tiene la mayor cabaña bovina de Tenerife, reconoce que “ya he tenido que sacrificar 70 reses antes de tiempo”
heraclio-ganadero-tenerife
Heraclio del Castillo, más de 20 años como ganadero. DA

“Aunque estoy racionando lo más posible, ya solo me queda forraje y pienso para dos semanas”, alertó ayer a DIARIO DE AVISOS Heraclio del Castillo, el ganadero con más cabezas de bovino -unas 1.300- en la isla de Tenerife, repartidas por Fasnia (700), Garachico (300), Las Mercedes (114) y Arafo (90). Teme que el desabastecimiento que ya se ha producido en la Península llegue a Canarias “y tengamos que sacrificar a nuestros animales”, algo que reconoce que ya ha hecho antes de tiempo, “con unas 70 reses que he tenido que matar para poder seguir alimentando al resto”, afirma.

Agradece el anuncio del Cabildo de ayudas al sector y de la suspensión de la tasa del Matadero Insular, pero teme que, si la invasión rusa en Ucrania se alarga, “no tengamos los piensos para los animales, porque casi todo viene de allí, o al menos eso me dicen”, comenta. Esto se suma a los costes de producción “por la carestía del transporte a causa de la subida de los combustibles”, algo que se nota con el aumento de 230 a 360 euros la tonelada de pienso compuesto. “Han subido los costes entre un 40% y un 50%, y no podemos trabajar a pérdidas cuando no es fácil poder subir el precio. Solo hemos podido incrementar 10 céntimos el kilo de carne y la leche se mantiene a 45 céntimos el litro, 48 con las primas”, lamenta Heraclio del Castillo.

Señala que la alfalfa, la paja y el pienso los consigue a través de las empresas Graneros, Cereales Archipiélago y La Estrella, “que son las que compran los barcos que vienen de la Península, y ya nos han dicho que las existencias pueden comenzar a escasear en breve, pero no sé qué límite tienen. Si esto no se arregla de aquí a junio, habrá que ir pensando en cerrar el negocio, como casi todos los ganaderos de Tenerife, porque todos estamos iguales”.

Además, reconoce que “al sector primario nunca se nos valora, no se nos respeta, siempre tenemos que hacer alguna revolución para que se nos oiga, por eso ha estado bien esa manifestación en toda España para defender al mundo rural, que es bonito, pero siempre que puedas trabajarlo y no te de pérdidas, como ahora, cuando ves tantos campos abandonados, en los que, entre otras cosas, se podrían sembrar esos cereales que ahora echamos en falta por la guerra de Ucrania. Por eso, el que huye de la ganadería no regresa nunca y el relevo generacional apenas existe en Tenerife”, se queja Heraclio del Castillo, que con 44 años, es uno de nuestros más jóvenes ganaderos, tras 20 años forjando la mayor cabaña bovina de Tenerife. Vacas frisonas, bombalier, normandas y limousines, que ha traído de Francia y España, razas que le dan leche para distribuir a una empresa italiana de mozarella y a queserías como Benijos, además de carne de ternera de nueve meses que se encuentran en carnicerías de la Isla.

TE RECOMENDAMOS