sucesos

El ‘ladrón del cenicero’ ataca en La Laguna

Silvia, una de las afectadas, busca a otras víctimas para interponer una demanda colectiva
ladrón-del-cenicero
Imágenes de uno de los vehículos afectados. DA

Sorpresa desagradable la que se llevó Silvia, una vecina de Las Mantecas, en La Laguna, cuando fue a coger el coche este lunes para llevar a su hijo al colegio. Nada más llegar a la puerta del vehículo, un Citroën Berlingo, se dio cuenta de que tenía roto el cristal fijo de la parte derecha, el que está situado junto a la luna. Todavía no sabía que había sido una víctima más del ‘ladrón del cenicero‘.

Silvia entró al coche y se dio cuenta de que no le faltaba nada de valor económico, si bien tenía unas “gafas de unos 200 euros y una luz led de las caras”. En ese momento, descartó la posibilidad de que quisieran robarle y que tal vez esa fuera la razón por la que le habían roto el cristal.

El ‘ladrón del cenicero’

Nada tenía sentido para Silvia. ¿Quién y por qué le había hecho eso a su coche? La duda le duró hasta que se puso en contacto con una cristalería especializada. Al otro lado del teléfono le preguntaron si era el cristal fijo del lado derecho -que lo era- y si le faltaba el cenicero. La vecina de Las Mantecas no se había percatado hasta ese momento de que lo único que le habían sustraído era el cenicero.

“El señor me comentó que muchísimas personas le habían llamado por la misma situación y que se trata de un chico (el supuesto ‘ladrón del cenicero’) que se dedica a romper ese cristal de las Citroën Berlingo y se lleva los ceniceros”, relata a DIARIO DE AVISOS.

Silvia acudió junto a su pareja, el titular del coche, a la Policía Nacional en La Laguna para denunciar los hechos. Allí, los agentes les confirman que el presunto ‘ladrón del cenicero’ ha sido detenido en varias ocasiones por lo mismo, pero la Justicia siempre lo acaba soltando.

“¿Cómo es posible que permitan que esta persona se vaya de rositas?”, se pregunta esta afectada que ahora debe pagar unos 210 euros para poner de nuevo un cristal que, por si fuera poco, está agotado en las cristalerías a las que ha acudido.

No obstante, hace hincapié en que “nos han tratado muy bien en la Policía Nacional de La Laguna. En todo momento nos indicaron nuestros derechos y nos informaron muy bien”.

Ahora, Silvia busca a otros afectados por la misma situación para, de forma conjunta, hacer frente al problema a través de una denuncia colectiva.

TE RECOMENDAMOS