invasión de ucrania

Putin negocia con Ucrania mientras le ataca y se ensaña con su pueblo

Los países de la UE enviarán armamento al Ejército de Kiev, que también contará con datos de la inteligencia europea para monitorizar a las tropas rusas; el valor del rublo se hunde un 30% más
Varios ciudadanos detenidos por la patrulla policial, a 28 de febrero de 2022, en Kiev (Ucrania) / Diego Herrera / Europa Press 28/2/2022

Rusia y Ucrania se sentaron ayer a negociar una salida para el derramamiento de sangre que el primer país ha provocado en el territorio del segundo, con una invasión que, en su sexto día, ya ha provocado la huida de medio millón de civiles. Pero, si bien al término del encuentro, celebrado en la frontera con Bielorrusia, ambas partes coincidieron en que se habían dado “avances” hacia la paz, quedando emplazados a una nueva reunión próximamente, las tropas de Moscú emplearon, de acuerdo con información facilitada por Kiev, bombas racimo contra la población de Járkov, la segunda ciudad más importante de la nación asediada.

Una maniobra que refleja cómo los combatientes rusos han intensificado su ofensiva, en cumplimiento de las órdenes que el fin de semana dictaba el Gobierno de Vladímir Putin, que ayer decidió bloquear su espacio aéreo a las compañías de hasta 36 países como respuesta a las sanciones que la Unión Europea y Estados Unidos le han impuesto. Y, si se cumplen los pronósticos, aún serán más los vetos a los que tendrá que hacer frente, ya que la Eurocámara tiene previsto aprobar una resolución en la que se dará luz verde a otro paquete de castigos financieros, que también afectarían a las industrias del gas y el petróleo.

Tal es el órdago de problemas económicos que están por caer sobre Putin, que varios de los empresarios que se asocian a su figura y que operan en el extranjero también ven seriamente perjudicados sus negocios. Una crisis agravada por la caída en picado del rublo, que se hundió otro 30%.

Refugiados ucranianos recién llegados a Polonia | MICHAEL KAPPELER (EUROPA PRESS)

Además, esa “soledad” de la que hablaba hace unos días el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, es cada vez menor. Y es que la UE, a pesar de no poder aceptar al país como estado miembro en un plazo corto de tiempo, ha consignado 450 millones de euros para la compra de armamento con la que reforzar al Ejército de Kiev. Suiza, por su parte, ha abandonado su neutralidad histórica sumándose a la lista de naciones que congelan los activos de Rusia. En cuanto a España, forma parte de una contribución de alto nivel del club comunitario: el Centro de Satélites de la Unión, con sede en Torrejón de Ardoz (Madrid), se activará para proporcionar al Gobierno de Zelenski información sobre todos los movimientos que efectúen las tropas rusas.

TE RECOMENDAMOS