justicia y tribunales

La Audiencia tiene ahora la última palabra en el marco del caso ’18 Lovas’

Sucederá probablemente en las próximas semanas. La Audiencia Provincial de Las Palmas va a convocar la vistilla en la que la acusación y las defensas tratarán de convencer al Tribunal sobre si cabe o no el procesamiento y eventual juicio para los imputados por prostitución de menores en el marco del caso ’18 Lovas’.

A este trámite judicial no están llamados los acusados, ni los testigos. La Audiencia tendrá que resolver los recursos presentados contra los autos de procesamiento dictados por el juez instructor número 1 de Las Palmas. Según estas resoluciones avaladas por la Fiscalía, un empresario canario, Eugenio Hernández, contrató los servicios de la agencia de scorts 18 Lovas para que, en mayo de 2016, llevasen a una finca de su propiedad, situada en Ayagaures, a un grupo de profesionales.

El director de dicha agencia, el principal acusado, Agustín Alemán “Yino”, trajo ese día a nueve chicas, dos de ellas menores de edad aunque por escasas semanas. Los allí presentes, entre ellos el propietario de la finca, Eugenio Hernández, fueron imputados por prostitución de menores. El director de la agencia de scorts, además, por diversos delitos consumados de agresión sexual.

Recursos a la totalidad

Todos los imputados han recurrido el auto de procesamiento invocando sus derechos procesales e informando al tribunal de la Audiencia de los errores que, en su opinión, ha cometido el juez instructor. Por ejemplo: uno de los procesados, el empresario hotelero, que no tuvo contacto alguno con esas dos chicas menores, no entiende a qué viene su imputación. Las propias menores reconocieron que no mantuvieron relaciones sexuales con él. Los investigados añaden en sus recursos que las dos chicas no aparentaban la minoría de edad legal sino todo lo contrario. De hecho, el resto de profesionales que asistieron a la fiesta en la finca de Ayagaures explicaron, primero a la policía y luego al juez, que nunca sospecharon que aquellas dos compañeras eran menores. Es más, como obra en el sumario, ambas se anunciaban en sus redes sociales como jóvenes de 20 años.

En el caso del empresario hotelero, el estudio de su teléfono móvil, llevado a cabo por agentes del Cuerpo Nacional de Policía encargados de la investigación, confirma que no solo no pidió la presencia de scorts (mucho menos de menores), sino que ni tan siquiera sabía que aquel día, en aquella finca, la comida de negocios a la que asistió terminaría en un encuentro con profesionales del sexo.

La Audiencia y la balanza de la justicia

Ahora, la Audiencia Provincial tiene que despejar las dudas procesales de este caso. La acusación de la Fiscalía sobre el presunto proxeneta es lapidaria (existen pruebas de que “Yino” habría captado a futuras prostitutas en encuentros con menores y que, en la mayoría de los casos, habría mantenido relaciones sexuales con ellas). Pero, por lo que respecta a los otros imputados resultará determinante el posicionamiento de la Audiencia Provincial, sobre todo para saber si alguien que no ha contratado estos servicios, que no sabía de la minoría de edad de las profesionales y que no ha tenido contacto alguno con las víctimas puede haber cometido el delito que se le atribuye.

TE PUEDE INTERESAR