internacional

Imágenes de satélite desvelan una fosa común en Mariúpol que podría tener hasta 9.000 cuerpos

El alcalde de la ciudad ucraniana, Vadym Boychenko, considera que el hallazgo demuestra que se ha cometido el "mayor crimen de guerra del siglo XXI"
fosa común en Mariúpol
Imágenes de satélite desvelan una fosa común en Mariúpol que podría tener hasta 9.000 cuerpos. Foto: Maxar Technologies

Entre 3.000 a 9.00 cuerpos podrían estar enterrados en una fosa común en Mariúpol. Esta es la denuncia que ha hecho el alcalde de la ciudad ucraniana, Vadym Boychenko, enseñando como prueba de ello imágenes tomadas desde un satélite por la empresa tecnológica Maxar.

Las imágenes fueron publicadas en la cuenta de Telegram del alcalde que señaló el parecido de esta fosa común en Mariúpol con las que se encontraron en Bucha, cerca de Kiev, en las que aparecieron cientos de cadáveres enterrados tras la retirada de las tropas rusas.

“En las fotos de Maxar del 9 de abril, el sector de la fosa común en Mariúpol (Mangush) es 20 veces más grande que la de Bucha”, explica el mensaje. “Los rusos cavaron nuevas trincheras y las llenaron de cadáveres a diario durante todo el mes de abril. Nuestras fuentes informan que en tales tumbas los cuerpos se colocan en varias capas”, aseguró.

El hallazgo de una fosa común en Mariúpol es “el mayor crimen de guerra del siglo XXI”

“El mayor crimen de guerra del siglo XXI se ha cometido en Mariúpol. Este es el nuevo Babyn Yar. Hitler luego mató a judíos, gitanos romaníes y eslavos. Y ahora (el presidente de Rusia Vladimir) Putin está destruyendo a los ucranianos. Ya ha matado a decenas de miles de civiles en Mariúpol. Y esto reclama una fuerte reacción de todo el mundo civilizado. Algo tiene que detener el genocidio “, dijo el alcalde.

A mediados de marzo, los servicios públicos de la ciudad habían enterrado a unas 5.000 personas en varias zonas de Mariupol y barrios periféricos. Según algunas estimaciones, el número total de muertos por el ejército ruso en Mariúpol puede sobrepasar las 22.000 personas.

La ciudad, a orillas del mar de Azov, ha sufrido el asedio de las tropas rusas desde el inicio de la invasión ordenada por Moscú el pasado 24 de febrero.

Su población, inicialmente de casi medio millón de habitantes, no supera hoy los 100.000 residentes, que viven en unas condiciones infrahumanas en una ciudad destruida por los bombardeos en más de un 80 por ciento de su superficie.

Moscú anunció este jueves que se había hecho con el control de esta estratégica ciudad, que sirve de pasillo a sus tropas entre la península de Crimea, tomada en 2014, y el Donbás, una región prorrusa en el este de Ucrania en la que Rusia centra en los últimos días sus bombardeos.

Kiev asegura que los rusos aún no cuentan con el control total de la ciudad, ya que unos 2.000 soldados junto a varios cientos de residentes civiles permanecen atrincherados en el vasto complejo siderúrgico de Azovstal.

TE RECOMENDAMOS