política

Román Rodríguez (NC) avisa de que el expansionismo marroquí no se limitará al Sáhara

El vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Hacienda, Román Rodríguez (NC), ha advertido este lunes de que si Marruecos logra finalmente anexionarse el Sáhara Occidental después "vendrán" Ceuta y Melilla
expansionismo marroquí

El vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Hacienda, Román Rodríguez (NC), ha advertido este lunes de que si Marruecos logra finalmente anexionarse el Sáhara Occidental después “vendrán” Ceuta y Melilla y la Zona Económica Exclusiva (ZEE) para tratar de explotar recursos naturales en las aguas, en línea con la aprobación de dos leyes donde las delimitan de forma unilateral.

En respuesta a una pregunta de Sí Podemos en comisión parlamentaria ha precisado que interviene como presidente de NC y no como miembro del Gobierno, dado que el Ejecutivo está dividido en torno al viraje político sobre el Sáhara, con “diferencias” de fondo especialmente con el PSOE.

Rodríguez entiende que en este contexto “toca respetar la legalidad y los derechos humanos” y “los intereses geopolíticos no se pueden imponer”, subrayando que detrás del cambio de posición de España –junto a Francia y en parte Alemania– hay “intereses de seguridad y territoriales”.

En esa línea ha comentado que el cambio de posición del Gobierno es un “error estratégico” que no alimenta “soluciones justas” al conflicto dado que cede a “presiones y chantajes” del expansionismo marroquí.

Por ello, Rodríguez ha sostenido que ahora hay “dos tareas” por acometer, “definir de una dichosa vez la mediana equidistante” y no aceptar que se discuta con Canarias “utilizando el Sáhara en la negociación”.

Manuel Marrero, portavoz de Sí Podemos, ha criticado el “chantaje” de Marruecos para intentar que algunos gobiernos presionen a la UE para “cambiar de posición” lamentando que “cuando se mezcla negocio y derechos humanos, los derechos humanos siempre pierden”.

En su opinión, el viraje del presidente, Pedro Sánchez, “fue una traición y una indecencia política”, al tiempo que reconoce que Canarias “no puede convidado de piedra” en las negociaciones con el Sáhara y la delimitación de las aguas.

“Nos estamos jugando el futuro, debemos estar presentes en la toma de decisiones”, ha apuntado.

TE RECOMENDAMOS