justicia

El Gobierno de Canarias pone fin a las goteras en juzgados capitalinos

Tras quejas de los trabajadores y de Intersindical en DIARIO DE AVISOS, la Dirección General y propietarios se ‘ponen las pilas’ ante el desaguisado
goteras-en-juzgados

Buenas noticias desde los juzgados de Santa Cruz de Tenerife, dentro de lo que cabe. Tras las denuncias públicas efectuadas por los propios trabajadores y, en su nombre, desde Intersindical Canarias gracias a su portavoz provincial para la administración de Justicia, David Ortuño, cierto es que la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia del Gobierno de Canarias -a cuyo frente se encuentra actualmente Mónica Ceballos-, ha tomado buena nota y, como anunció ayer mismo en este periódico, se actúa en consecuencia de lo que no deja de ser un desdoro lamentable para los trabajadores, no digamos para los ciudadanos que, sin duda con asombro, han sufrido hasta la suspensión de juicios por la existencia de goteras, en este caso en la Sala de Vistas de lo Contencioso Administrativo.

Lo cierto es que, al eco de lo denunciado por DIARIO DE AVISOS, ayer hubo toque de generala y hasta aquí hemos llegado, por cuanto desde la Dirección General se ha actuado en consecuencia y se ha terminado con los problemas ubicados en las sedes judiciales del partido judicial capitalino ubicadas en los edificios Filadelfia y Barlovento de Santa Cruz de Tenerife, donde -aseguraron ayer a Intersindical Canarias- no habrá problemas hoy con las vistas previstas.

En cuanto al singular caso de la auxiliar judicial de lo Social, que lleva semanas sin poder encender su ordenador a cuenta de las goteras que caen sobre su puesto de trabajo -caso sobre el que Ceballos reconoció su asombro al enterarse del mismo por este periódico, a la par que prometió ponerle remedio- todo apunta a que pronto volverá la normalidad que nunca debió perder.

Las comunidades de propietarios que son directamente responsables de lo sucedido -por mucho que la Dirección General deba velar por el buen estado de las instalaciones-, todo parece indicar que los problemas de goteras están relacionados, en un caso, con los detectados en uno de los pisos superiores, que filtraba el agua hacia los locales inferiores, no en balde -dicho sea sin segundas, dado lo que han hecho falta durante semanas-. En el otro caso, con los jardines de la comunidad, por mucho que los alquileres que paga el Gobierno de Canarias son los suficientemente altos como para que este tipo de incidencias sean razonablemente catalogadas como intolerables.

Sea como fuere, lo cierto es que, aunque parezca mentira, todo es consecuencia de la pésima planificación de las sedes judiciales en Canarias, de tal modo que mientras los isleños disfrutamos de unas condiciones envidiables por lo que respecta a la Administración de Justicia en Las Palmas de Gran Canaria, las mismas carecen de un mínimo razonable respecto a la capital tinerfeña. Incluso el actual Palacio de Justicia santacrucero ni siquiera contó con inauguración oficial ante la negativa de sus usuarios (empezando por los magistrados), dado que, sin abrir sus puertas, era insuficiente.

TE RECOMENDAMOS