justicia y tribunales

Carta, el fallido promotor del circuito, a prisión por el caso Herrajes Guamasa

La Audiencia condena al italiano a siete años de cárcel por estafa agravada, insolvencia punible y administración desleal; su hijo y su nuera, penados también con cuatro y dos años de reclusión
caso-herrajes-guamasa
Presentación del enésimo fallido proyecto para el circuito insular del motor en 2015, con Carta a la izquierda de Carlos Alonso. Sergio Méndez

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado con penas de prisión a tres de los cuatro encausados por el caso acaecido en relación con las empresas locales Herrajes Guamasa y Desarrollos DHG, tras considerar dicho tribunal probada la comisión de delitos tan relevantes como estafa agravada, insolvencia punible y administración desleal. Aunque el hecho de que se haya condenado a un total de siete años de cárcel al principal condenado da cuenta de la enjundia que tiene el caso por si solo, el interés se multiplica al tratarse del ciudadano italiano Giuseppe Carta, fallido promotor del circuito del motor previsto para Granadilla, en quien confió el Cabildo de Tenerife durante la Presidencia de Carlos Alonso cuando aún DIARIO DE AVISOS no había desvelado las notables dudas ya existentes sobre el particular.

La sentencia que nos ocupa, comunicada ayer a las partes y contra la que cabe aún recurso de casación ante el Tribunal Supremo, hace buena la línea argumental que sobre lo sucedido compartieron tanto la Fiscalía como la acusación ejercida por el letrado tinerfeño Pedro Revilla en nombre de los afectados, que son los antiguos dueños de las empresas citadas y que tendrán que ser indemnizados por los ahora condenados en cantidades aún por fijar, además de con 30.000 euros a cada uno en concepto de daños morales.

Los condenados son el citado Carta, con dos años de prisión por el delito de estafa agravado, cuatro más por la insolvencia punible y otro por la administración desleal; su hijo Alessio, con tres años, seis meses y un día de cárcel por insolvencia punible, además de otros seis meses de prisión por administración desleal, y la pareja de este, Laura Panate, con un año y diez meses de cárcel por cooperación necesaria en la insolvencia punible y otros tres meses y un día de privación de libertad por administración desleal. En el caso de la mujer, sus penas superan los dos años de cárcel, así que (salvo que el Supremo lo remedie) no evitará el ingreso en prisión.

Es de justicia apuntar que un cuarto encausado, Jesús Guillermo González Soler, ha sido absuelto de todos los cargos al no considerarse probados los delitos que las acusaciones le achacaban, por mucho que en alguna de sus acciones en este caso “pueda parecer extraña o sospechosa”, recoge la sentencia.

‘Vaciaron’ a su favor las empresas que se comprometieron a reflotar

El caso Herrajes Guamasa arranca en 2013, cuando sus dueños, acuciados por la crisis, contactaron con los que creían inversores solventes, pactando con ellos ceder el control de dicha firma (y de Desarrollos DHG) para que las reflotaran económicamente. Sin embargo, la Audiencia considera probado que, nada más firmarse el contrato, Carta y su hijo (con la cooperación necesaria de la nuera de aquel) llevaron a cabo “el plan urdido por Giuseppe Carta” para “despatrimonializarlas progresivamente, eludiendo el cumplimiento de sus obligaciones económicas, poniendo a buen recaudo su inmovilizado, y todo ello en su exclusivo beneficio y en perjuicio de las mercantiles y sus acreedores”. Cuando los legítimos propietarios se percataron de que eran víctimas de una estafa (a sus espaldas vendieron hasta maquinaria y locales), denunciaron en los juzgados un caso que, durante su instrucción, motivó al magistrado a cargo de la misma (Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife) a dictar un auto en el que ya no se dejaba lugar a dudas sobre lo que estaba sucediendo.

Fue dicho auto lo que permitió a DIARIO DE AVISOS alertar, a su vez, en junio de 2015 sobre los aspectos del caso que permitían dudar de la aparente fiabilidad de la operación para el citado proyecto.

TE RECOMENDAMOS