lucha canaria

José Antonio Caballero: “Hay que encontrar un patrocinador para salvar la Federación de Lucha Canaria

El presidente de la gestora de la Federación de Lucha Canaria reconoce que necesitan 69.392 euros
Federación-de-Lucha-Canaria

El presidente de la gestora de la Federación de Lucha Canaria José Antonio Caballero, tras casi dos meses en el cargo, sigue empeñado en encontrar soluciones a los problemas financieros que se ha encontrado, pero sin entrar en polémicas con nadie. Con ese tono conciliador del que ha sido siempre un currante en el ámbito directivo, pretende conocer la realidad de una compleja situación. “El Gobierno de Canarias me llamó y yo siempre por la Lucha Canaria estaré, aunque también dije que, si había otra persona que se hiciera responsable, que la nombraran, porque yo estuve en la Junta de Gobierno anterior y podían pensar que buscaba un cargo. Si eso fuera así, me hubiera quedado en Gran Canaria”. Fueron sus primeras palabras de cómo había llegado a la gestora.

Deja claro que no tiene nada que ver con las dimisiones de sus compañeros de la junta anterior. “Dicen que yo convencí a los directivos para que dimitieran y eso no es así. Dimitieron siete directivos y un suplente. Después que yo me fui, lo hicieron Jorge Pulido, el coronel y Pedro de Fuerteventura, el suplente. Ahí están todos para que pregunten. Ellos más bien me informaban de que se querían ir. Intenté que se quedaran hasta que comenzara la competición, pero ya no aguantaban más”, indicó.

No busca confrontación por su marcha de la junta directiva anterior. “Caballero se marchó de la Federación porque yo tengo otra manera de hacer las cosas, me gusta delegar más. No quiere decir que la mía sea la válida, pero esto lo hago porque me gusta y si no se puede avanzar, según mi opinión, me quedo en mi casa”, explicó.

La situación que se encontró la quiere dejar clara: “Teníamos una deuda de una subvención que se había concedido de 25.000 euros para comprar ordenadores y muebles de cuando estaba en la federación regional, pero no se compraron porque decía que no había donde ponerlos y ahora hay que devolver 26.200 euros antes del 20 de junio, pero la acabamos de hacer. En la cuenta general había unos 103.000 euros y 18.000 en la de la mutualidad. El problema es que, además de los 25.000 acabados de devolver, había una subvención de 130.000 euros y de ahí se cobraron un embargo de 69.392 que venía del Supremo. Tenemos que buscar eso con dinero privado, porque con dinero público no se pueden pagar deudas. Además, había otra subvención de 145.000 euros y hay que devolver 89.000, dado que no se ejecutó y el gasto solo se podía hacer en realización de eventos, cursos de formación y actuaciones que no sean competitivas”.

A esto añadió que “también valía para llevar la digitalización de la federación de lucha, mejorar la web y digitalizar sus servicios. La subvención se cobró el 28 de diciembre, pero me comentan que ya se sabía que iba a llegar a final de ese mes. Si yo hubiera sido el responsable, hubiéramos hablado para que realizaran la página web, hacer los temarios de los cursos y se podían haber invertido esos 89.000 euros en estas acciones o la digitalización. No se hizo, pero se podía haber dicho a las empresas que preparasen las facturas y desde que el dinero entrara, se hiciera la transferencia. Ahora hay que devolver esos 89.000 euros, más los 69.000 del embargo, más los 26.200, estos ya pagados. De la Mutua el recibo para agosto se debe 70.000 euros. El problema es que el Gobierno dio 130.000 euros de ayuda para las licencias. Si hay 2.200 licencias a 80 euros, son unos 176.000 euros, más los 130.000, que hacen unos 306.000 euros, además de la póliza, que vale 270.000 euros por un incremento de licencias, por lo que debería haber sobrado unos 24.000 euros.”

Situación preocupante de la Federación de Lucha Canaria

El presidente de la gestora de la Federación de Lucha Canaria, con un discurso conciliador, pero mostrando una realidad, continuó diciendo que “yo no quiero echar la culpa a nadie de nada, vengo a buscar soluciones con el Gobierno de Canarias por el bien de la lucha. Hemos de encontrar urgente ese patrocinador para los 69.000 euros que requerimos para salvar la federación. Una vez que devolvamos lo que debemos, es cuándo podremos pedir subvenciones, mientras, no se podrá hacer nada.” En relación a cómo se realizan las competiciones en ese marco, afirmó que “nos ha dado crédito la agencia de viajes. Solventamos lo del Día de Canarias con una ayuda de 8.000 euros. Disa pondrá 25.000, pero tenemos el apoyo del Gobierno de Canarias, dado por el director general de Deportes y él por el presidente del Gobierno. A final de mes estudiaremos de nuevo la situación, porque no vamos a endeudar más la federación.”

Otras instituciones también están ayudando: “El apoyo de ayuntamientos también es clave para algunos torneos, como el Pancho Camurria, donde el de Gáldar colabora, y en el Santiago Ojeda lo hace, o el de San Miguel. En el Alfredo Martín ya tenemos ambulancia, terrero y comida del último día. En fin, negociando con ayuntamientos para promocionar la base y a ellos hay que darles la posibilidad de tener competición”. Asimismo, indicó que “hay que buscar soluciones para afrontar los gastos, ya que la liga regional masculina cuesta unos 80.000 euros, más los 50.000 o 60.000 de la femenina y la tercera, unos 15.000 euros. Si entran las subvenciones, se arregla, pero si no, pues igual hay que suspenderlas. El problema está y hay que encontrar cómo resolverlo. Con el apoyo del Gobierno, estamos en ello. Si no fuera así sería imposible.”

Igualmente, Caballero desconoce si irá a las elecciones: “Si saneo la federación quizás me presente, pero si yo soy un estorbo para la lucha y no encuentro soluciones a los problemas, me hago a un lado. Yo no estoy aquí para perder el tiempo o hacer daño. Me llaman de otras islas para preguntarme sobre ello y el 20 de junio, cuando se abra el plazo, tomaré la decisión, pero lo primero es sanear la federación”.

Una cosa que le ha sorprendido es “el trabajo que están haciendo los directivos de la gestora. Son trabajadores inmensos, como Goretti, Dámaso, Monzón etc. He delegado en ellos en muchas acciones y el esfuerzo está repartido. Se trata de arreglar entre todos y poner al día la federación, para que, si se sanea, el que llegue se la encuentre preparada”.

El presidente de la gestora de la Federación de Lucha Canaria, José Antonio Caballero, termina incidiendo en que hay que resolver los problemas que acucian al organismo regional: “Lo de las cuentas no es crítica a nadie, es lo que me encontré. Lo que intento es buscar la manera de resolver los problemas y no culpables. Todo el mundo que tenga licencia federativa me puede llamar, y lo llevo a la asesoría para que conozcan cómo están las cuentas. Me pueden llamar por teléfono y le explicamos todo para que conozcan la situación real. A mí me preocupa dejar deudas, ya que en mi manera de gestionar es que, si entran 300 euros, gasto 250 para estar siempre desahogado”.

TE RECOMENDAMOS