internacional

El cambio climático asombra a Europa con una ola de calor que bate récords

Reino Unido declara por primera vez la emergencia debido a temperaturas por encima de los 40 grados que en España han provocado la muerte de más de 500 personas en una semana
El cambio climático asombra a Europa con una ola de calor que bate récords

El cambio climático se manifiesta en toda su crudeza estos días en Europa con las altas temperaturas que registran récords. La segunda ola de calor del verano se cobró un total de 510 vidas en España en una semana (entre el domingo día 10 y el sábado 16), según los datos registrados por el Instituto de Salud Carlos III, que solo el fin de semana pasado contabilizó 273 muertes. Este episodio de altas temperaturas ha sido más mortífero que el primero, entre el 11 y el 18 de junio, que causó 370 muertos, según el citado organismo.


Los registros revelan que el número de fallecimientos crece con el paso de los días. Así, el 10 de julio murieron 15 personas, al día siguiente, 28 y otro día después, 41. Superado ese plazo, la cifra de fallecimientos creció de forma exponencial.


Aunque en Canarias los termómetros no han registrado los valores extremos de la Península, hoy se podrían superar los 40 grados en el centro y las cumbres de Gran Canaria y los 36 en el sureste de Tenerife (Granadilla, San Miguel y Arona entran hoy en aviso rojo) y el sur de Fuerteventura. Para mañana y el fin de semana se espera un leve descenso de las temperaturas, que se estabilizarán en torno a los 30 grados, aunque el respiro será mínimo porque la última actualización de los modelos meteorológicos indican que el calor arreciará a partir del próximo lunes y que no dará tregua en los siguientes días.

Más de 40 grados


El continente europeo registra en estas fechas temperaturas de récord, tanto las máximas (diurnas) y mínimas (nocturnas). Valga como ejemplo el Reino Unido, que rompió esta misma semana hasta tres veces sus marcas históricas, alcanzando los 40,3 grados, cifra jamás registrada en el país. Trenes cancelados y pistas de aeropuertos inutilizadas son algunas de las impactantes imágenes que está dejando la canícula en el Reino Unido.


Francia ha emitido advertencias por calor extremo, Países Bajos también ha llegado a registros inéditos y se espera que a lo largo de la semana la ola de calor avance hacia el norte. De acuerdo con los pronósticos, las temperaturas alcanzarán los 40 grados en el extremo sur de Bélgica, así como en el suroeste de Alemania.


Los montes están pagando las consecuencias de las sofocantes temperaturas. Los incendios forestales en la Península, Portugal, Francia y Grecia siguen avanzando sin control en la mayoría de los casos y han obligado a miles de personas a evacuar sus hogares. En el caso de España, la Unidad Militar de Emergencias multiplica su presencia por las comunidades autónomas afectadas por las llamas y ha movilizado un millar de efectivos para luchar contra el fuego.


Los meteorólogos explican que esta ola de calor es el resultado de un calentamiento provocado por las temperaturas del verano boreal en el desierto del Sáhara que ha coincidido con un sistema atlántico de bajas presiones entre las islas de Azores y Madeira que, a su vez, alimenta el frente cálido empujándolo hacia Europa Occidental. “El eje de bajas presiones cerca de Portugal actúa como un motor para elevar el calor hacia el norte”, resumió el meteorólogo Scott Dunca en la televisión pública británica.

TE RECOMENDAMOS