incendio en tenerife

Incendio en Tenerife: los drones, grandes aliados de los equipos de extinción, que garantizan su seguridad

Se han convertido en una herramienta clave en el seguimiento por la noche, con una información precisa y en tiempo real de la situación
Los drones, grandes aliados de los equipos de extinción, que garantizan su seguridad
Imágenes captadas por un dron, a la derecha se aprecian todavía varios puntos calientes del incendio. DA

El Cabildo de Tenerife añadió a la campaña contra incendios forestales tres nuevos drones con dos tipos de cámara incorporadas, una tradicional y otra térmica, que se añaden así a las tareas de control.

La utilización de estos nuevos equipos en el incendio del Norte se ha convertido en una herramienta muy importante en situaciones como el seguimiento del incendio en horas nocturnas o cuando las condiciones diurnas impiden el normal desempeño de los medios aéreos, permitiendo llegar a puntos inaccesibles en labores de reconocimiento.

No es la primera vez que se utilizan drones en el control de incendios forestales en Tenerife. La UME fue la pionera durante el incendio forestal de Arico en el mes de mayo de 2021. Asimismo, los drones fueron clave en el seguimiento del volcán de La Palma y “los ojos de los científicos” llegado a volar a menos de 100 metros del cono, y a solo 40 de las coladas de lava.

Estas herramientas con cámara termográfica tuvieron su bautizo en el conato que afectó a dos hectáreas de zona seca en Santiago del Teide. Los drones adquiridos son de pequeño tamaño y pueden ser transportados a pie por sus operarios hasta el punto de observación, logrando una información precisa y en tiempo real de la situación de los diversos focos del incendio, y cobrando especial importancia en la seguridad del personal que trabaja en tierra. La combinación de los tres drones permite realizar al menos 15 vuelos nocturnos, de unos 20 minutos cada uno, especialmente en las zonas más escarpadas a las que no llegan medios terrestres. Su utilidad también es muy válida en operativos de búsqueda y rescate de personas al poder utilizarse la cámara térmica.

Cuando hay brigadas de personal en tierra en una línea de defensa, cualquier evolución de un punto caliente puede ser crítico, por lo que el dron y sus cámaras -convencional y térmica- son capaces de apreciar perfectamente la distancia a la que se encuentra cualquier peligro que pueda existir y controlarse.

Además, permite ubicar y coordinar mejor a los medios humanos y materiales en las labores de extinción. Por tanto, es necesario evolucionar en las dotaciones de material y adaptarse a las nuevas posibilidades que ofrecen la tecnología.

TE RECOMENDAMOS