política

“Nos sentimos ofendidos” por los cuadros de “asesinos” y “esclavistas” en el Parlamento de Canarias

Los diputados Mario Cabrera (CC) y Francisco Déniz (Podemos), con el apoyo de Nueva Canarias y ASG, exigen que se cubran los lienzos “esclavistas” durante las sesiones
“Nos sentimos ofendidos” por los cuadros de “asesinos” y “esclavistas” en el Parlamento de Canarias

“Nos sentimos ofendidos”. Un argumento que gana enjundia al ser esgrimido en nombre de miles de isleños cuyos votos les confirman como depositarios de parte de la soberanía popular representada en el máximo órgano de poder institucional con obediencia exclusivamente canaria. Su queja radica en que, por azares de la historia, dos tapices que representan escenas de las dos principales figuras de la llamada Conquista del Archipiélago como son Pedro de Vera (invasor de Gran Canaria) y Alonso Fernández de Lugo (La Palma y Tenerife), presiden desde hace 40 años las sesiones del Parlamento de Canarias. Para colmo, el cuadro de Vera recoge una penosa escena como es la rendición de los guanartemes, quienes, vencidos, entregan a sus hijas para eludir así la represalia del conquistador.

Todo ello ha degenerado en una insólita iniciativa en la Cámara regional donde el ala más nacionalista del principal partido de la oposición, Coalición Canaria, representada en este caso por Mario Cabrera, líder de Asamblea Majorera, ha sumado fuerzas con -valga la reiteración- el ala más nacionalista de Podemos, simbolizada por Francisco Déniz, militante a su vez de Sí se puede Tenerife.

Ambos ofrecieron ayer una rueda de prensa conjunta entre -hay que insistir- un representante de la oposición junto a un socio del cuatripartito gobernante que, además, contó el apoyo testimonial de Sergio Alonso, diputado de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), otro miembro del pacto de progreso que sostiene al socialista Ángel Víctor Torres como presidente de Canarias, con el objetivo claro -plasmado en el correspondiente escrito presentado ante la Mesa del Parlamento- de que los dos tapices en cuestión sean tapados durante las sesiones plenarias. Lo cierto es que no es una solicitud extravagante dado que hay un precedente, por cuanto pocos saben que existe un tercer cuadro del mismo autor que, oculto, guarda las espaldas al presidente de la Cámara autonómica, Gustavo Matos. Eso sí, a un lado le flanquea una alegoría sobre la fundación de Santa Cruz de Tenerife por Fernández de Lugo y, al otro -mucho peor-, la penosa imagen referida sobre la esclavitud infantil.

Además, el tercer partido aliado con el PSOE canario, los nacionalistas de izquierdas de Nueva Canarias, también están por la labor de tapar estos cuadros, como confirmó ayer a DIARIO DE AVISOS su portavoz, Luis Campos. Desde el PSOE, silencio. Para completar el escenario, la otra fuerza de la oposición, el Partido Popular, se lleva a las manos a la cabeza al no comprender la urgencia con lo que está cayendo, aclaran fuentes consultadas por este periódico.

Sea como fuere, a Cabrera y Déniz no les faltan argumentos históricos, por distópico que resulte juzgar la llamada Conquista de Canarias (una aventura orientada desde el inicio por el tráfico de esclavos) con la mentalidad de hoy. Es cierto, y así lo aseveran los historiadores, que los protagonistas de los cuadros, Pedro de Vera y Alonso Fernández de Lugo, “dejaron un rastro de crímenes y violencia sanguinaria en las islas, hasta el punto de que fueron sancionados por la Corona de Castilla y el Vaticano por sus crueles métodos con los guanches”. Incluso, como bien recalcó Déniz, Vera fue “el mayor asesino de gomeros de la historia”, además de “esclavista, violador y mercenario”.

Un lustro después de que expusiera en el Decano de la Prensa de Canarias lo anacrónico de estos cuadros Lorenzo Olarte (un político tan ecléctico como para ser gobernador civil franquista de Las Palmas, aliado destacado de Adolfo Suárez y finalmente reconvertido al nacionalismo y ser uno de los fundadores de CC), Cabrera y Déniz han tenido tiempo de conformar una propuesta lo más razonable posible. “Es una cuestión política, no entramos a debatir el valor artístico ni la historia, pero esos cuadros son una visión sesgada”, atinaba ayer el majorero.

Sabedores de que los tapices son legalmente inamobibles al tratarse del conjunto de un Bien de Interés Cultural (BIC), como recoge un informe ad hoc de la Real Academia de Bellas Artes de San Miguel Arcángel donde se detalla además que el traslado de los cuadros, adosados a la pared con hormigón, sería costoso y sin garantías de que no sufrieran daños, por lo que deben considerarse como “parte indisoluble del edificio”, los dipùtados se conforman con que se tapen.
En Andalucía ya se hizo, veremos en Canarias.

Dos reconocidas obras en el Parlamento de Canarias

El valor artístico de estas obras está fuera de duda, pues salieron del pincel del prestigioso pintor Manuel González Méndez (Santa Cruz de La Palma, 1843; Barcelona, 1909). Los pintó en 1902 por encargo para la adecuación del edificio de la extinguida Sociedad musical de Santa Cecilia (más conocido como el Conservatorio), a sus nuevas funciones como sede de la Diputación Provincial de Canarias, según explica en la web del Parlamento Alejandra Villarmea, colaboradora de la Real Academia Canaria de Bellas Artes.

En concreto, los lienzos que rematan la sala del Parlamento son dos: La fundación de Santa Cruz y La entrega de las princesas. Como detalla el especialista Santiago Lecuona, La fundación de Santa Cruz es claro deudor de la pintura dedicada a la fundación de la capital tinerfeña realizada por Gumersindo Robayna. Mientras que el segundo, al igual que hiciera Antonio de Viana en sus poemas, rememora la rendición de los aborígenes grancanarios a modo de inicio de un proceso de aculturación y mezcla. Los que piden taparlos insisten que es una cuestión política y no discuten el interés artístico de las obras en cuestión.

Mario Cabrera (CC) y Francisco Déniz (Podemos) defendieron la propuesta; a la derecha, Jesús Ramos (ASG) la apoyó con su presencia. Marta Torres

Decide la Mesa

A priori, la propuesta de tapar los cuadros que presiden las sesiones plenarias del Parlamento de Canarias con alegorías sobre la llamada Conquista del Archipiélago durante las mismas, cuenta con los votos a favor del principal partido de la oposición, Coalición Canaria (20 diputados más el presumible de la tránsfuga Vidina Espino, otrora Cs), con los de los tres socios del cuatripartito que sostiene al PSOE al frente del Ejecutivo autonómico, como son Unidas Podemos (4), Nueva Canarias (4) y ASG (3).

Dando por hecho que toda CC está con Mario Cabrera (habrá que verlo, dada la resistencia de dicho partido en Tenerife a retirar los homenajes franquistas en su capital), aún así no suman, por cuanto los 40 votos (del total de 70) de PSOE (25 diputados) y PP (15) es una barrera infranqueable.
Esta vez, los socialistas no se han manifestado, mientras que los populares se limitan a resaltar que su agenda está plagada de temas que consideran mucho más relevantes y urgentes para la ciudadanía que el que nos ocupa.

Los proponentes aspiran a que, abierto el debate, se alcance -con el mayor consenso posible- un acuerdo que sea plasmado en el próximo periodo de sesiones, a partir de septiembre.
En lontananza, las elecciones previstas para mayo del próximo año.

TE RECOMENDAMOS