visiones atlánticas

La Cuna del Alma triste

La viborina triste (Echium Triste) es un endemismo de la macaronesia, con presencia en Tenerife, La Gomera y Gran Canaria. No es planta amenazada, ni en peligro de extinción, ni vulnerable. Es fácilmente reproducible por semillas y esquejes. Protegida en el Anexo II del Catálogo de Especies Protegidas, en la Ley 4/2010. Con la excusa de su protección, se paraliza el total de la iniciativa turística Cuna del Alma, en Costa Adeje, luego de la paralización parcial del 2% de su ámbito, donde hay restos paleontológicos. Triste ver cómo esta iniciativa desde 2014, con un expediente de modificación del PGO de Adeje, para acomodarlo a los nuevos modelos hoteleros, reduce significativamente edificabilidad y alturas y amplía zanas verdes, se paraliza. Se aprobó definitivamente en 2019 y en 2021 su Junta de Compensación y Proyecto de Urbanización. Durante su trámite, tres leyes del suelo canario, 2000, 2014 y 2017.

El 5 de mayo 2022 pusieron la primera piedra el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga; el del Cabildo de Tenerife, con su Vice Berta Pérez, y los promotores belgas, país de tradición inversora en el Sur de Tenerife. Triste ver cómo las tres administraciones afectas, Ayuntamiento, Cabildo y Autonomía, todas del PSOE, son incapaces de ponerse de acuerdo para evitar penalizar una iniciativa de 350 meuros. La ley del suelo define las funciones de cada administración y garantiza su autonomía para ejercer competencias plenas (art 10.- Potestades Públicas). Obligándolas a cooperar, colaborar y coordinar, bajo el principio de lealtad institucional. Señala su ejercicio bajo los “principios de proporcionalidad, confianza legítima, medidas menos gravosas, eficiencia administrativa y economía procedimental”. Triste ver cómo la Consejería de Transición Ecológica, lo incumple todo. Invade funciones que son municipales y del Cabildo. Valora que la iniciativa, por ellos aprobada en su día, adolece de trámites ambientales, contra la opinión del ayuntamiento, con órgano ambiental propio e informe favorable de Francisco Villar, catedrático de Derecho Administrativo y redactor de la Ley de Suelo. Aceptando incluso las tesis de Transición Ecológica y su desliz competencial, no es proporcionada su actuación, que propone paralizar por 9 meses, califica el “echium triste” de no trasplantable, condiciona sistemas generales y martiriza al promotor con multas. Triste ver, cómo ya vimos en La Tejita, la osadía del consejero paralizando obras con licencia municipal de edificación y trámites de 20 años, colindante con Espacio Natural. De donde salió luego de trasplantar sus competencias a Costas Madrid, que renunció ante su ilegalidad y la responsabilidad patrimonial de 100 meuros, que aquí se anuncian en mucha mayor cuantía. Por si fuera poco nos atrajo a “Salvar la Tejita”, que vuelven a sus coacciones ilegales. Triste ver cómo Ayuntamiento, Cabildo, Transición Ecológica y Costas tienen abandonado el espacio natural Sitio de Interés Científico La Caleta, de 78,30 hectáreas, con Normas de Conservación aprobadas desde 2005. En grave deterioro por un fenómeno tolerado de chabolismo costero ilegal. En cuyo ámbito existe y es trasplantable el “echium triste”.

No se puede vender sostenibilidad sin serlo y sin ejercerla. La sostenibilidad del consejero es vertical, jerárquica y sectaria, incapaz de negociar con los agentes públicos y contra la iniciativa privada, que demoniza y multa. Un gobierno contra si mismo y carente de estrategia; que rechazan Fepeco, Cámara de Comercio, La CEOE, el CEST, la FAST, Fedeco y la sociedad civil de Tenerife. Triste ver cómo se fuerza la ley y se demuele la confianza, en una responsabilidad del Gobierno de Canarias, contra la primera marca turística de Canarias, Costa Adeje; cuyo impacto contamina la marca “Canarias”. Contra tristeza, optimismo y soluciones.

TE PUEDE INTERESAR