internacional

España decide donar a Ucrania una parte limitada de los tanques Leopard del Ejército de Tierra

Los blindados forman parte de una donación para Ucrania en la que participaran un nutrido grupo de países de la OTAN
tanques Leopard

El Gobierno de España ha decidido, tras largas jornadas de reflexión, donar una parte limitada de los carros de combate Leopard del Ejército de Tierra a las tropas de Ucrania. La iniciativa de Alemania de enviar sus blindados, tras meses de debate y fuerte presión de los aliados, propicia finalmente que España tome la misma medida.

Los blindados de las Fuerzas Armadas se integrarán en una gran donación que va a realizar la OTAN para ayudar a las tropas de Zelenski a afrontar la contraofensiva que planea para el inicio de la primavera.

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, ya se están perfilando los detalles sobre cuáles serán los carros de combate que se ha decidido donar al ejército de Ucrania. Según confirman a este diario fuentes del Ejército de Tierra, como mucho se está hablando, pese a todo, de menos de una docena de Leopard aportados por nuestras tropas.

La noticia también ha corroborado esta mañana el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. “No se entendería que estuviéramos en otro lugar. España está donde tiene que estar. Con Alemania, Francia, Italia o Portugal. La posición es estar con nuestros aliados y socios: ayudar a Ucrania. Es una decisión que se enmarca en nuestra colaboración dentro de la OTAN”. No está previsto que esta decisión pase por el Congreso de los Diputados.

Tal y como ha revelado EL ESPAÑOL, los soldados ucranianos necesitarían un adiestramiento de “varias semanas” por parte de las Fuerzas Armadas españolas —o bien con los simuladores del Ejército de Tierra— antes de hacer frente a la invasión de Rusia.

Así lo confirman fuentes del Ministerio de Defensa y del Ejército de Tierra español, que conocen a la perfección el manejo de esta tecnología de combate. “Menos de cuatro semanas, imposible”, señalan. “Incluso meses”, apunta otra fuente experta en la materia.

Y aun así, insisten, no sería un período de tiempo suficiente para poder controlar por completo esta unidad mecanizada de última generación. Las tropas ucranianas necesitarían prolongadas sesiones de prácticas para aprender a manejar los Leopard en cualquier circunstancia.

Los acontecimientos se han precipitado en las últimas horas. El anuncio de que Alemania enviará sus Leopard 2 a Ucrania, tras meses de debate y fuerte presión de los aliados, ha propiciado que todas las miradas se vuelvan hacia los siguientes países con la mayor flota de estos blindados: Grecia y España.

Nuestras Fuerzas Armadas cuentan con 347 unidades del Leopard: 108 del modelo 2A4 comprado a Alemania en 2006 y 219 del 2E fabricado por la firma Santa Bárbara Sistemas. Una cifra suficiente como para seleccionar una cierta cantidad de blindados que remitir a las tropas de Ucrania.

Tal y como avanzó EL ESPAÑOL, se está buscando la fórmula para no desmantelar las unidades acorazadas que dependen de estos vehículos. De producirse los envíos, la premisa que se intentará garantizar es que las tropas del Ejército de Tierra mantengan la mayor operatividad posible.

Canibalizar

Defensa ha estudiado incluso la posibilidad de reconstruir los que estén en mejor estado, echando mano de elementos de las versiones antiguas del Leopard, que se habían guardado en almacenes del destacamento de Zaragoza.

Este proceso es conocido en las Fuerzas Armadas como canibalizar: desmontar los elementos servibles de los carros de combate que son irrecuperables y ensamblarlos para salvar el mayor número posible de unidades. Esta operación de puesta a punto también podría llevar semanas o meses.

El Leopard es uno de los vehículos acorazados más importantes de las potencias europeas y de la OTAN. Son más rápidos que los T-72 rusos. Alcanzan los 70 kilómetros por hora. Son muy ligeros, hasta 10 toneladas menos que los blindados del Kremlin. A su vez, tienen la misma autonomía que los Abrams de los Estados Unidos, ya que tienen una autonomía de 340 kilómetros.

España mantiene actualmente en Letonia algunos de sus más punteros vehículos Leopard, dentro de la misión de la OTAN que se inició en 2016. Es el lugar idóneo para desplegar todo su potencial, donde las tropas españolas aprenden a manejarlo en todas sus posibilidades.

Una de las mejores herramientas para el adiestramiento con los carros de combate Leopard son los simuladores que fabrica Indra para las Fuerzas Armadas. Las tropas españolas de Tierra cuentan con estas máquinas para el entrenamiento del soldado que maneja la torre de disparo. También sirve para emular su conducción, y para entrenar la puntería y el tiro. Se utiliza también para desarrollar conducción en el aula y para simulaciones de gestión y análisis.

TE PUEDE INTERESAR