tribunales

Condenados por robar más de 50.000 euros a un familiar con discapacidad

El matrimonio se aprovechó de la depresión que sufría su primo por la reciente muerte de su madre, a la que tenía una gran dependencia emocional
Condenados por robar más de 50.000 euros a un familiar con discapacidad

La Audiencia de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a un matrimonio a un año de cárcel a cada uno de ellos, pagar 3.500 euros y devolver los 56.500 euros, más intereses, que robaron mediante engaños a un familiar suyo que padece una discapacidad mental.

Al día siguiente de haber muerto la madre de la víctima su primo le propuso abrir una cuenta a su nombre pero en la que el acusado estuviera también autorizado, siendo consciente de que a su familiar se le reconoce una minusvalía del 68%.

Durante el juicio, los acusados admitieron ser autores de este delito de estafa y aceptaron la pena que se les impuso.

La Audiencia considera probado que el condenado sustrajo el dinero aprovechándose del fallecimiento de la madre de la víctima y la consiguiente depresión que padecía dada la gran dependencia emocional que tenía con ella.

En aquellos momentos el hijo estaba sumido en una situación de especial vulnerabilidad dado que por su incapacidad necesitaba de especiales cuidados y protección.

El mismo día del velatorio, abrieron la cuenta a nombre de los dos y uno de los condenados le instó para que transfiriera 60.000 euros de la que el hijo era titular junto a su madre a la nueva cuenta, convenciéndole de que esta gestión iba a ser positiva para los dos.

A partir de ese momento tanto el acusado como su esposa, también condenada, desde el 8 de julio de 2016 empezaron a disponer de diversas cantidades que oscilaron entre los 800 euros sustraídos inicialmente ese día, a los 41.400 de los que se apropiaron el 21 de julio.

En total entre esas dos fechas las cantidades sustraídas llegaron a sumar en total 56.500 euros.

Precisamente, fue esta última transferencia la que levantó la sospechas de la víctima, quien acudió a presentar una denuncia ante la Policía Local de la Victoria de Acentejo el 22 de julio y en el Juzgado de La Orotava cuatro días más tarde.

En ese momento se decretó la retención de la última transferencia de los 41.400 euros de la cuenta de la esposa.

En principio la Fiscalía pedía cinco años de prisión e inhabilitación especial, multa de 2.400 euros y la devolución del dinero sustraído más los intereses.

Igualmente, el Ministerio Público solicitó que se mantenga como medida cautelar la retención de los 41.400 euros que fueron transferidos a la cuenta de la acusada.

TE PUEDE INTERESAR