internacional

“Con esta mano disparé a matar a una niña de cinco años”: la confesión de un mercenario de Wagner

Dos combatientes de la milicia rusa han confesado haber cometido crímenes de guerra y haber matado de entre 300 y 400 civiles ucranianos. El Grupo Wagner les está buscando
"Con esta mano disparé a matar a una niña de cinco años": la confesión de un mercenario de Wagner

Por Jara Atienza. Alexey Savichev y Azamat Uldárov fueron mercenarios del Grupo Wagner, la organización paramilitar al servicio del Kremlin que ha perpetrado algunas de las mayores atrocidades de la guerra en Ucrania. Ambos fueron reclutados de las cárceles rusas por el líder de la milicia, Evgeny Prigozhin, e indultados por decreto presidencial el pasado verano. Ambos han estado en el frente y ambos han matado a decenas de civiles ucranianos, niños incluidos. Ahora se encuentran en Rusia.

Eso es, al menos, lo que han contado a Gulagu.net, la plataforma en defensa de los derechos humanos que gestiona Vladímir Osechkin, reconocido disidente de Putin exiliado en 2015 que desde el año pasado ayuda a los soldados rusos obligados a ir al frente a escapar a Occidente. Durante sus conversaciones por videollamada con Osechkin, los dos excombatientes confesaron haber cometido crímenes de guerra en Soledar y Bakhmut, dos de las localidades donde han tenido lugar los combates más sangrientos del conflicto. 

¿Ves cómo sostengo un cigarrillo en la mano? Con esta mano cumplí la orden de matar niños”, explica Uldárov, de 43 años, con la voz ligeramente desgarrada. “Entramos matando a todo el mundo: mujeres, hombres, ancianos y niños, incluidos pequeños”, sostiene el exmercenario, que asegura que la orden de “limpiar” el sótano de un edificio de nuevo pisos en Bakhmut donde se habían refugiado entre 300 y 400 civiles -40 de ellos, menores- procedía directamente de Prigozhin, que insistía en “no dejar salir a nadie con vida”. Ni siquiera a los más pequeños. 

“Había una niña pequeña, tenía cinco o seis años, gritaba, y le disparé en la cabeza. No se me permitía dejar salir a nadie ¿Entiendes?”, relata a Uldárov, que reitera que les obligaron a “destruir a todo el mundo que se interpusiera en mi camino“. 

El testimonio de Savichev es similar al de Uldárov, aunque ninguno se ha podido verificar de manera independiente. En su caso, no obstante, el ex convicto reconoce haber asesinado a sangre fría tanto a compañeros como a prisioneros de guerra y ofrece detalles concretos. Sostiene haber presenciado y participado en la ejecución de 70 reclutas que se negaban a obedecer las órdenes de sus superiores. “No los consideramos ciudadanos rusos allí”, explica. Y concreta que un mercenario fue ejecutado después de un conflicto en el que estuvieron involucradas las fuerzas del checheno Ramzán Kadyrov

También asegura que había matado al menos a 60 prisioneros de guerra ucranianos heridos y mercenarios rusos que habían tratado de desertar al “lanzar granadas” en la fosa en la que estaban encerrados en enero cerca de Bakhmut. “Después quemamos sus cuerpos“, confiesa en el vídeo, donde también señala que su unidad recibió la instrucción de matar a cualquier hombre de 15 años o más.

TE PUEDE INTERESAR