justicia

Piden 5 años de cárcel por montar un club de cannabis en Tenerife

Vendían esta sustancia estupefaciente y no solo para autoconsumirla

La Fiscalía de Santa Cruz pide cinco años de prisión y el pago de 20.500 euros a cada uno de los tres acusados de montar un club cannábico en el sur de Tenerife para vender esta sustancia estupefaciente y no solo para autoconsumirla.

En concreto, el Ministerio Público pide por el delito de asociación ilícita dos años de cárcel y 5.500 euros, y por venta de esta sustancia, tres años y 15.000 euros.

El juicio tendrá lugar la próxima semana en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife después de que fuera suspendido el pasado septiembre.

En su escrito de calificación, el Ministerio Público sostiene que los tres encausados se concertaron para adquirir la sustancia con la finalidad “no sólo de atender al autoconsumo sino también con el objeto de distribuirla entre terceros en el mercado ilícito de consumidores”.

Para ello, con el fin de dar apariencia a su actividad, los acusados constituyeron de común acuerdo la que llamaron ‘Asociación para el Estudio de Plantas Dioicas y sus procesos de Reproducción’.

El colectivo fue inscrito en el Registro Nacional de Asociaciones donde se le dio de alta fijándose el domicilio en Costa del Silencio.

Uno de los procesados asumió el cargo de presidente, el otro de vicepresidente y una más el de secretaria.

Pero a juicio de la acusación pública, en realidad “construyeron una ficticia estructura social que permitió a los acusados desarrollar el ilícito planificado al amparo de una figura jurídica en apariencia”.

La Fiscalía cree que nunca se llegó a conformar “un verdadero grupo social ajustándose a los estatutos ni a realizar actividades propias de la asociación constituida, al margen de la distribución ilícita de cannabis”.

En su momento, los acusados procedieron a alquilar en nombre de la asociación un local en Los Cristianos, sin comunicar el cambio de domicilio al Registro Nacional de Asociaciones.

Tampoco se informó al Ayuntamiento de Arona del inicio de ningún tipo de actividad u obra de acondicionamiento.

Agentes de la Policía Local se personaron en dicho local porque se estaban realizando reformas sin la oportuna licencia, localizando y observando en su interior botes con lo que a simple vista parecía cannabis.

Momentos después apareció en el local un acusado y su abogada, haciendo entrega voluntaria de unos tres kilos de hachís de diferente pureza, por valor de 7.500 euros, y 1.123,20 euros en efectivo.

TE PUEDE INTERESAR