sanidad

Los científicos de la pandemia nunca trataron sobre la compra de suministros

Tanto Beatriz González López-Varcárcel como Lluis Serra niegan rotundamente cualquier vinculación con las contrataciones
Los científicos de la pandemia nunca trataron sobre la compra de suministros
La catedrática Beatriz González, ayer en el Parlamento de Canarias. Sergio Méndez

La catedrática en Economía de la Salud Beatriz Gónzalez López-Valcárcel, quien formó parte del comité científico que asesoraba al Gobierno de Canarias durante la pandemia, corroboró ayer que nunca trataron sobre la compra de suministros sanitarios porque su función era aconsejar científicamente al Ejecutivo, no gestionar.

Beatriz Gónzalez, quien compareció en la comisión del Parlamento de Canarias que investiga el caso Mascarillas, explicó que, en la época de la pandemia, participó también en el comité científico de Asturias y en el grupo multidisciplinar del Ministerio de Sanidad, y, como en el caso de Canarias, en ninguno de esos foros se hablaba de compras, logística, contratos ni nada que tuviera que ver con el suministro de mascarillas ni ningún material sanitario.

Tampoco se les presentaron muestras de mascarillas ni tenían ninguna función para determinar qué material se adquiría y cuál no, ya que no tomaban ninguna decisión sobre útiles sanitarios ni tenían capacidad ejecutiva.

Su labor se circunscribió a informar al Gobierno de Canarias sobre líneas de acción y en recomendaciones fundamentadas en criterios científicos, explicó la catedrática antes de señalar que los consejos científicos eran generalmente seguidos por el Gobierno de Canarias, del que nunca recibieron presiones políticas para actuar en un sentido u otro. “Casi todas las propuestas fueron aceptadas. Algunas eran duras, como las restricciones en puertos y aeropuertos o la obligación de hacerse test para viajar a Canarias”, recordó.

Gónzalez López-Valcárcel explicó, igualmente, que, en las reuniones del comité, no hubo disensiones ni se votaba, sino que las decisiones se adoptaban por consenso.
A esos encuentros asistía el coordinador del comité de emergencia del Gobierno de Canarias, Conrado Domínguez, aunque no con regularidad, y el exdirector de Patrimonio y Contratación, director general de Patrimonio y Contratación, José Julián Istúriz, quien, a modo de secretario, tomaba nota de las recomendaciones científicas y hacía de enlace con el Gobierno de Canarias. El comité científico, explicó la catedrática, no tenía ninguna relación directa ni bilateral con el consejero de Sanidad o con ningún otra cargo del Gobierno de Canarias, sino que transmitía sus recomendaciones al Ejecutivo como tal. Nunca en esos encuentros científicos se habló de empresas en concreto que pudieran suministrar material, aunque sí se trasladó al Gobierno la preocupación por la falta de suministro de test diagnósticos, necesarios para seguir la evolución de la pandemia.

Desde el Gobierno, en alguna ocasión les dijeron que hacían lo posible para conseguir los test pero jamás se habló de a quién compraban ni informaban sobre cuántas mascarillas había o cuántas iban a llegar, porque eso “se salía completamente de nuestro ámbito”, dijo la catedrática.

Por su parte, el portavoz del comité científico durante la pandemia, Lluís Serra, consideró “inadmisible” que se recurriese a empresas sin experiencia en el sector sanitario para comprar material, lo que atribuyó a que la presión en la clase política hizo que se “forzase un poco la legislación”.

Lluís Serra se expresó así en su intervención ante la comisión que investiga en la Cámara regional la compra de material sanitario durante la covid-19 en Canarias. En respuesta al diputado nacionalista José Alberto Díaz-Estébanez sobre si le chocó que se adelantara un pago de cuatro millones de euros para comprar mascarillas a una empresa sin ningún tipo de experiencia en el sector, Serra indicó que, aunque le resulta difícil juzgar, en la situación actual sería inadmisible.

Entonces, con una demanda fuerte por parte de la población y sanitarios que enfermaban e, incluso, morían ante las puertas de urgencias, hubo presión en la clase política y se forzó un poco la legislación para que el marco legislativo fuese “más suave, pero desde luego, a mí me parece inadmisible”, insistió el ahora rector de la Universidad de Las Palmas.

One Airways defiende el “éxito incontestable” de los vuelos

El CEO y fundador de One Airways, Óscar Trujillo, defendió ayer el “éxito incontestable” de los tres vuelos directos que llegaron a las Islas al comienzo de la pandemia en pleno “caos” del comercio y la aviación mundial. En una comparecencia ante la comisión de investigación del Parlamento de Canarias sobre la compra de material sanitario, detalló que la operación para gestionar los aviones comenzó con una llamada del viceconsejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, Antonio Olivera, el 18 de marzo, de quien dijo que no era su amigo y que había tenido tres reuniones cordiales con anterioridad. Admitió que fue una llamada “de desespero” en busca de soluciones.

TE PUEDE INTERESAR