BBVA se ha convertido en el primer banco español en dar el paso de cobrar por los depósitos a particulares. Una estrategia que el sector ya venía realizando con grandes empresas e institucionales y que el banco azul trasladará ahora a los saldos poco vinculados que superen los 100.000 euros.

La entidad ha tomado esta decisión (conocida por los clientes, según explican, hace semanas y confirmada este martes por ‘Expansión’) en un entorno en el que el impacto de la pandemia en resultados se suma al escenario de tipos negativos que ha obligado a revisar las políticas de comisiones (cobros en ventanilla incluidos) para penalizar a los clientes menos rentables.

Puedes leer aquí la noticia completa.