El grupo Kalise ha certificado que todos sus productos están libres de óxido de etileno y se pueden consumir con absoluta seguridad para la salud.

Este grupo alimentario hace esta manifestación tras el aviso emitido por el Sistema de Alertas Rápido para Alimentos y Piensos (RASFF) con relación a la entrada en la Unión Europea de ciertas partidas defectuosas del E-410, aditivo alimentario aprobado por la UE y utilizado en la elaboración de helados y otros productos.

Según la alerta, este aditivo pudo resultar afectado por una contaminación de óxido de etileno (ETO).

En un comunicado, grupo Kalise asegura que quiere tranquilizar a sus consumidores a los que asegura que ninguno de sus productos se ha visto afectado por dicha alerta alimentaria lanzada por la RASFF.

Indica que además de los controles habituales que la empresa realiza a las materias primas que utiliza en su elaboración, solicita a sus proveedores la certificación de que todos los productos que suministran cumplen los requisitos exigidos por la legislación europea y española en materia de límites máximos de residuos de microelementos en alimentos.