La pandemia por el virus SARS coV 2 ha causado gran impacto a nivel mundial, pero una de las mayores consecuencias y la cual ha querido pasar por debajo de la mesa, es la de los trastornos psicológicos.

Un encierro repentino por meses, cambio en esquemas de vida, enfermedad, duelo y muerte, son situaciones, que ni el más valiente o experimentado, está preparado para afrontar.

Las personas que padecen crisis de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo o depresión crónica, claramente han tenido una recaída extremadamente importante.

Hospitales en España como el Ramón y Cajal, Puerta de Hierro, Clínica Navarra o Clinic Barcelona, han tenido reportes de estrés y ansiedad crónica por parte de su personal a lo largo de la pandemia.

La terapia y orientación psicológica son más que importantes, más aún, que en ocasiones como  la pandemia donde la presencialidad no es una opción, páginas como mens-sana.org, son una gran ayuda para quienes lo necesiten.

Antes y Después

La vida antes y después de la pandemia por COVID19 no será la misma y no sólo por el distanciamiento social o síntomas gripales que disparan alarmas, sino también por la nueva era tecnológica y gran número de afecciones psicológicas que se abrirán paso de a poco, producto de este periodo tan crítico para la humanidad. Por fortuna se puede contar con mens-sana.org.

La terapia psicológica trata de drenar aquello reprimido, que pueda generar, aumento en las alteraciones emocionales o inclusive somatización, es decir, la presencia de enfermedades somáticas, tras la presencia de una emoción.

Se pronostica que el primer lustro posterior a la pandemia, traerá consigo un gran número de patologías psicológicas. Esto y la baja cantidad de plazas MIR para psiquiatría, provocaran un colapso en la mente de todos los españoles, que, en su momento más crítico, estuvo entre los 5 países más afectados por la pandemia iniciada en Wuhan.

Depresión y Ansiedad

Es necesario conocer los signos de bandera roja o de tratamiento urgente en una depresión o ansiedad. Este tipo de patologías muestran una gran tendencia a la autolesión y disminución de calidad de vida.

Al ver una persona solitaria en extremo, una persona que no se alegre con sus metas y quite protagonismo al duelo o que no quiera realizar algún tipo de actividad constantemente, es hora de buscar ayuda.

La ansiedad suele disminuir la calidad de vida, tanto o más que la depresión y debe ser tratada. Una persona con este tipo de patologías suele ser pasada por alto, ante la creencia popular de “No tiene signos físicos, no está enfermo”

Una próxima pandemia

Los microorganismos están mutando constantemente y no se sabe el día ni la hora de una próxima pandemia, sólo se sabe que la habrá.

Muy importante adecuar a los sistemas sanitarios, para aminorar en gran medida el impacto psicológico tras una nueva pandemia, inclusive peor y más duradera a la producida por Covid 19. La educación y prevención, son las mejores herramientas.