La polémica generada por la presunta violación de José María a Carlota Prado (24 años), ambos concursantes de Gran Hermano Revolution, y la filtración de las imágenes en las que la supuesta víctima visiona sola en el confesionario las imágenes de los hechos han traído consecuencias a nivel publicitario para Endemol Shine, matriz internacional de Zeppelin TV y dueña del formato Big Brother.

“Desde Fi Network rechazamos enérgicamente cualquier tipo de abuso o violencia sexual, así que hemos decidido retirar la publicidad de Gran Hermano como repulsa al presunto caso de violación ocurrido en el programa”, explicó la empresa en su cuenta de Twitter.

Ante el revuelo formado por las imágenes que publicó El Confidencial, la factoría se defendió este lunes argumentando que “ningún contenido se grabó con la intención de ser emitido”, si bien admiten que las circunstancias en las que se informó a Carlota de lo sucedido no fueron las más adecuadas y que “lamentamos que la conversación tuviera lugar en el confesionario”.

Sobre la filtración del vídeo, Endemol ha asegurado que las imágenes se entregaron a las autoridades “encriptadas y protegidas” cuando fueron solicitadas como posibles pruebas.

El vídeo aportado por Gran Hermano ha sido una pieza clave para la jueza que instruye el caso, pues ve indicios de abuso sexual y, por consiguiente, José María podría enfrentarse a una pena de entre uno y tres años de prisión.

Puedes leer esta noticia completa en El Español.