Es la imagen de la que habla todo el mundo. Siete enfermeras de la planta de Neonatos del Hospital del Vall d’Hebrón se quedaron embarazadas casi al mismo tiempo. Pero fue una cuestión de “azar”, según aseguró Félix Castillo, jefe de Servicio del centro sanitario catalán. “Tenemos la solución para incrementar la natalidad [..] Por ahora es un brote de transmisión conocida, pero espero que se convierta en una epidemia”, escribió en Twitter. “Yo quería compartir una noticia buena, bonita y fresca”, confiesa a El Español. La imagen se viralizó en cuestión de horas.