medio ambiente

La probabilidad de que tormentas tropicales afecten a Canarias aumentará en el futuro

Emilio Cuevas (izq.), Wolfredo Wildpret, Basilio Valladares y Alberto Brito, ayer, en la mesa redonda del foro sobre cambio climático. Sergio Méndez
Emilio Cuevas (izq.), Wolfredo Wildpret, Basilio Valladares y Alberto Brito, ayer, en la mesa redonda del foro sobre cambio climático. Sergio Méndez

Canarias sigue siendo una zona a la que es difícil que lleguen las tormentas tropicales. Sin embargo, desde 1961 se viene registrando un calentamiento evidente del agua de las Islas, lo que provocará que en el futuro haya más probabilidades de que este tipo de tormentas puedan afectar al Archipiélago. Así lo afirmó ayer en el Teatro Leal el director del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña, Emilio Cuevas, durante una intervención en el marco del foro sobre el cambio climático y su repercusión en Canarias, organizado por el Ayuntamiento de La Laguna, que contó con la presencia de la concejal de Medio Ambiente del municipio, Mónica Martín, y el vicepresidente del Cabildo de Tenerife, Aurelio Abreu.

Cuevas enfatizó que el cambio climático es ya “una realidad” y que será “irreversible” en las próximas décadas, por la larga vida que tienen los gases de efecto invernadero. “Pero hay que hacer cosas ya, porque a partir de 2040 se puede ir por una curva u otra, con un grado de temperatura de diferencia entre ambas”, apuntó.

En este sentido, explicó que un efecto evidente es, precisamente, el aumento de la temperatura. De hecho, destacó que el pasado mes de junio fue el más caluroso de los últimos 102 años, según los registros de Izaña, y el pasado octubre, el segundo. “Los veranos se van extendiendo, cada vez tenemos más horas de sol y un decrecimiento importante de la humedad -apuntó-. Parece que hay una intensificación de la región subtropical, pero aún no tenemos una confirmación y no sabemos si es consecuencia del cambio climático o un periodo climático largo”. Según su previsión, en las próximas décadas las temperaturas seguirán subiendo en las Islas, así como en el mar, aumentando los episodios de olas de calor y decreciendo las precipitaciones. En cuanto a la presencia de calima, “no observamos una tendencia clara, ha habido años parecidos a este”, apuntó Cuevas. Sobre el aumento de la temperatura del mar habló más extensamente Alberto Brito, catedrático de Biología Marina y Zoología Marina de la ULL, quien afirmó que la tendencia es creciente, pero no continua, porque hay años que se enfría. El proceso es más claro en invierno, con temperaturas más cálidas que están facilitando que los organismos tropicales encuentren hoy en día mejores condiciones para prosperar.

Microalgas

A este respecto, Brito explicó que el aumento de la temperatura del mar el pasado verano, llegando a los 27 grados en algún momento, provocó la aparición de “las mal llamadas microalgas”, que “se han intentando asociar a los vertidos, pero que no tienen nada que ver con eso”, sino, según señaló, con la conjunción de una serie de condicionantes como este incremento de la temperatura, un alisio flojo en el mar, agua calmada y entrada de polvo africano cargado de hierro.

Este extremo ha sido y continúa siendo polémico, pues otros científicos sí encuentran relación entre vertidos y cianobacterias.

El catedrático indicó, asimismo, que hace falta regular la actividad de las plataformas petrolíferas por el impacto que tienen las incrustaciones de corales y peces tropicales que traen con ellas.

En el foro también participó José Segura, exalcalde de La Laguna y expresidente del Cabildo, quien habló sobre los distintos estudios e informes en torno al calentamiento global que realizó durante su etapa de diputado en el Congreso. Dijo que la “transición energética será decisiva” en la evolución de los acontecimientos.

TE PUEDE INTERESAR