ESCÁNDALO POLÍTICO EN LA LAGUNA

El caso de Zebenzuí González: suspenso nacional del PSOE

Zebenzuí González ni siquiera asiste a los plenos municipales, pero se niega a dimitir. DA
Zebenzuí González ni siquiera asiste a los plenos municipales, pero se niega a dimitir. DA

Es la asignatura suspendida del PSOE, con el agravante de que coincide con la llegada de un nuevo secretario regional, el grancanario Ángel Víctor Torres, así como con la nueva etapa de Pedro Sánchez, que se ve salpicado por este caso. Se cumplen siete semanas desde que estalló el escándalo por los mensajes machistas y discriminatorios para la mujer que el concejal socialista lagunero Zebenzuí González envió, un mes antes de hacerse públicos, a un chat de WhatsApp de militantes socialistas: “Yo a follar”; “jejejejeje”; “con empleadas que pongo yo y enchufo en el ayuntamiento”; “y después a hacer campaña por frikis”; “jejejejeje”; “perdón”; “me equivoqué de grupo”. La respuesta del partido deja mucho de desear. Porque Zebenzuí, a pesar del rechazo unánime que generó a nivel nacional, continúa hoy siendo concejal del PSOE. Es verdad que se niega a entregar el acta, pero sigue en el partido por la pasividad de sus dirigentes, que en otros casos actuaron con una celeridad que ahora reclaman hasta los propios militantes de dicha organización política. Cabe recordar que en 2015 bastaron siete días para que el PSOE expedientase, escuchara sus alegaciones y decretase la fulminante expulsión de cinco concejales de Tacoronte. Como tampoco se anduvieron con remilgos en el PSOE con Casimiro Curbelo, al que obligaron a dejar el Senado en apenas cuatro días. Pero con Zebenzuí González, las repulsas públicas de los dirigentes socialistas no tienen el refrendo de su expulsión. Esta falta de respuesta ante un caso que enlaza directamente con el machismo y la discriminación sexista, dos banderas clásicas del PSOE, alimenta las sospechas sobre los motivos de tanta tibieza y agrava los efectos del escándalo. Pero también prolonga la polémica a nivel estatal, como demuestra el tuit de Alberto Garzón, líder nacional de Izquierda Unida, quien un mes después de iniciado el escándalo publicó lo siguiente: “El machismo se combate de forma tajante. Un mes después, el PSOE no ha expulsado al concejal machista de La Laguna”.

Voto decisivo

El hecho de que el voto de Zebenzuí sea decisivo en caso de que se plantee una moción de censura en el Ayuntamiento de La Laguna, dado que su relevo, Silvia Maestre, es partidaria de la misma, invita a pensar que la nueva dirección de los socialistas canarios ha pactado en secreto con Coalición Canaria seguir apuntalando a su alcalde lagunero, José Alberto Díaz, por mucho que tal apoyo provocase un cisma en el grupo municipal del PSOE en la tercera ciudad del Archipiélago, ante tan clamorosa inhibición.

Más noticias
El fiscal insta a La Laguna a averiguar si Zebenzuí contrató por favores sexuales

Curiosamente, Torres justifica que sus concejales incumplan la promesa electoral de buscar un pacto progresista que acabase con las décadas de alcaldes nacionalistas con una alusión sorprendente: “No se deben cambiar los gobiernos que funcionan”. No hace falta recordar que La Laguna sufre una notable acumulación de escándalos sucesivos, cuyo epicentro se localiza, precisamente, en la gestión municipal durante los últimos años.

No son pocos los que recuerdan que, cuando Canarias Ahora adelantó el contenido de los mensajes de Zebenzuí, publicó que su compañera de filas y primera teniente de Alcalde, Mónica Martín, y la también concejala del PSOE María José Castañeda sabían de los wasaps desde el primer momento, pero los ocultaron, algo que ellas niegan.

A todas estas, Zebenzuí González se aferra al cargo, pero ni siquiera asiste a los plenos, donde le esperan vecinos y feministas para recordarle que su presencia ya no es bienvenida.

TE PUEDE INTERESAR