CD Tenerife

Hoy se cumplen 15 años de la llegada de Ascanio a la presidencia

Derrotó en unas elecciones a Javier Pérez y dirigió al club en una etapa oscura y convulsa

Hoy se cumplen 15 años de la elección de Víctor Pérez Ascanio como presidente del CD Tenerife. Coaligado con el desaparecido Quico Cabrera, el responsable de Servicios Técnicos del Ayuntamiento de La Laguna lograba derrotar a Javier Pérez en unas elecciones históricas para el club blanquiazul.
Tras 17 años de mandato, Pérez abandonaba el sillón presidencial de la entidad que elevó a los cielos. No obstante, la etapa dorada, aquella en la que el equipo se codeaba con los mejores de Europa, había acabado tras sufrir el segundo descenso a Segunda División (2001/2002) de la era Pérez. Además, las penurias económicas ahogaban a la entidad. En ese contexto surgió la opción Ascanio-Cabrera, aunque en un primer momento cada uno fue por libre. Finalmente tuvieron que unirse para poder derrotar al mejor presidente que ha tenido el CD Tenerife en su historia.

A las 16.00 horas comenzaba, en la sede de CajaCanarias, la Junta General Extraordinaria, que tenía como objetivo primordial el nombrar al nuevo consejo de administración. Alrededor de las 16.45 horas se conocía la resolución final sobre la propuesta del relevo del consejo de administración. Al final, fueron 17.148 los votos a favor, es decir un 68,14% del capital representado, por 7.869 votos (31,27%) que seguían apostando por la continuidad del médico palmero.

Comenzaría entonces un mandato (2002-2006) cargado de oscuridad para el club. Fue una etapa marcada por la imperiosa necesidad del consejo de administración de desmarcarse de la época anterior. Hasta el punto de interponer una querella criminal contra Javier Pérez por presuntas irregularidades en su gestión. La demanda quedó archivada, pero Pérez no verlo, ya que falleció dos años después de salir del club.

Las deserciones entre los consejeros, la incapacidad de reflotar la nave en lo económico y el hastío de la hinchada pincharon una burbuja de aire, sin sustancia.

El principio del fin de Pérez Ascanio fue el 20 de diciembre de 2005, cuando el entrenador de aquel entonces, Antonio López, y la directiva al completo, presentaron su dimisión tras perder el equipo ante el Racing de Ferrol y con un estadio semivacío (2.608 personas). El público entonó el “Ascanio vete ya” y el “Directiva, dimisión”, y los consejeros hicieron caso.

En enero de 2006 se produjo un nuevo relevo presidencial, ocupando el puesto de máximo mandatario Miguel Concepción, que se mantiene en el cargo hoy en día.