ENTREVISTA

“Me alegro de que por fin nos hayamos dado cuenta de que tenemos un problema de sequía”

Miguel Martín tiene en su haber 15 años de gestión al frente de una de las organizaciones agrarias más importantes de la Isla, la Asociación de Agricultores y Ganaderos de La Palma, que agrupa a 800 personas que viven del sector agro ganadero.

Miguel Martín tiene en su haber 15 años de gestión al frente de una de las organizaciones agrarias más importantes de la Isla, la Asociación de Agricultores y Ganaderos de La Palma, que agrupa a 800 personas que viven del sector agro ganadero.

Todos ellos se enfrentan a diario a las inclemencias del tiempo, la dilación administrativa, los vaivenes del mercado y en una lucha constante por la modernización de un sector necesitado de relevo generacional, peor en mayor medida de efectividad administrativa en la gestión de obras hidráulicas para combatir uno de sus mayores temores: La sequía.

– El miedo a la pérdida del 8% del fondo europeo para la Política Agraria Común (PAC), con la salida de Reino Unido de Europa ¿está presente en los agricultores palmeros?
“Tenemos incertidumbres. Si negociamos un buen POSEI para 2020 podemos pensar en un aumento del número de empleos dentro del sector, que la Ley del Suelo nos permite un mejor horizonte pero el último trimestre de 2017 nos creo gran incertidumbre por la desunión en el seno de Asprocan y todos hicimos lo que pudimos para reconducirlo. Espero que el margen de dos años que nos hemos dado para negociar la PAC sea un margen para negociar el propio fundamento de Asprocan y ser más fuertes para luchar por el futuro. El sector agrario palmero y canario no se puede permitir tener una imagen de desunión frente a Europa. Nos preocupa el Brexit y la bajada de aranceles y por eso hemos demandado al Estado el estudio de un POSEI adicional y la incorporación de nuevos productos”.

– Ha estado cerca de esta nueva asociación de agricultores del aguacate, nacida de inquietud por los robos en los cultivos. ¿No es mejor hacer una entidad más grande en lugar de crear nuevas entidades más pequeñas?
“En el sector agrícola se ha mantenido esa tendencia de hacer asociaciones pequeñas. Tenemos que unirnos todos: hicimos un ofrecimiento a esta entidad para que estuviera dentro de Aspa, muchos socios de la entidad, pero estamos dispuestos para seguir trabajando por el sector aguacatero y vamos a intentar marcarnos objetivos similares: no solo combatir el robo de aguacates sino constituir una asociación regional de aguacates que programe el cultivo de cara a los próximos años”.

– Los productores de aguacates no se han vistos sometidos a crisis de precios, como sí ocurre con otras producciones. ¿Esta situación se mantendrá?
“Tenemos que prepararnos para el futuro. Tenemos el mejor aguacate del mundo pero tenemos que diferenciarlo marcando normas de calidad, lograr una denominación de origen que identifique al aguacate canario, y prepararnos para el mercado, lo que supone que los agricultores tendrán que firmar contratos con operadores atendiendo a un volumen para acudir a los mercados internacionales. Estamos a tiempo de prepararnos, pero hay que hacerlo”.

– En este plazo de dos años que se han dado los productores dentro de Asprocan ¿quién tiene que ceder y por qué este debate tan largo y en apariencia estéril?
“Es un debate estéril. Creo que tenemos que ver qué nos une, negociar sobre lo que nos une y dejar las diferencias para más tarde. Este es un momento idóneo para hablar sobre transportes, publicidad… El mayor hándicap que tiene Asprocan es la comercialización porque hay diferentes manera de verlo.

– Este es un debate histórico. ¿Por qué Asprocan no mejora ese aspecto de la misma forma que se trabaja con otros productos en mercados exteriores o en otros ámbitos de la economía, con la promoción en turismo?
“Somos muchos productores y muchos empaquetados y tenemos que ir a una concentración real donde seamos menos entidades y más fuertes. Para comercializar hay distintas fórmulas. Hay quien piensa que hay que patrocinar a la Organización de Productores que hace la gestión fuera, y hay otros que entendemos que tiene que hacerlo una organización de exportación. Aspa defiende que hay que sacar un 10% de la producción platanera fuera si queremos mantener precios mínimos. Ese margen nos permite no tener un exceso de retirada de fruta, que nunca le gusta al agricultor…

– La palabra maldita: Pica…
“Es la palabra maldita pero la única que nos salva. Sino se pica aquí se pica en Península. La solución es una organización de exportación y no lo dice solo Aspa sino muchas gentes del sector. Podemos mantener unos equilibrios en el mercado y esos mercados pueden ser selectos, como Suiza o Inglaterra, dando a conocer un producto diferente, y otros menos exigentes. No es una tarea fácil pero hay que hacerlo”.

– El sector ganadero en La Palma sigue pendiente de la legalización de granjas. ¿Es un sector de futuro por el que queremos que apuesten nuestros hijos?
“El sector ganadero es uno de los que más futuro pueda tener pero hay que decir que sigue padeciendo una situación de alegalidad porque la Ley de Medidas Urgentes no cumplió las expectativas. Esperamos que la Ley del Suelo da un nuevo marco, con lo que las granjas que están ahora fuera de ordenación pueden seguirse explotando. El mercado demanda quesos, tenemos premios que avalan la calidad de los quesos palmeros. Tenemos que garantizar que esas granjas sigan produciendo y concentrar para concentrar la oferta para poder a un mercado mayor. El ganadero y el agricultor quiere que sus hijos estudien, pero su mayor satisfacción es que tras formarse retomen la actividad agraria para gestionar explotaciones con futuro. Y en La Palma tenemos varios ejemplos de esta situación. Son los ganaderos y los agricultores preparados que pueden ser motor de tracción del sector adelante, unidos a los que se han quedado al frente de las explotaciones familiares.

Más noticias
Así retiran los 10 cm de nieve los quitanieves en La Palma

– Cuáles son los retos de futuro de una organización como ASPA?
“Tenemos un amplio recorrido y mucho más por hacer. Los retos que tenemos por delante nos apasionan y hay que seguir trabajando desde la concepción clara de que ningún político va a venir a darnos soluciones, pero sí tenemos que ir ganando batallas pequeñas, por ejemplo con un seguro agrícola que cubra déficit, o incorporar nuevos productos en el POSEI. Tenemos que no solo esperar a que las administraciones nos den las soluciones, sino proponerlas y defenderlas. Ayudas estructuras para la agricultura, por la incorporación de jóvenes o por la modernización de las explotaciones. Este año hemos dado un paso importante con los 20 millones de euros que se han conseguido para potenciar el relevo generacional y para la renovación y mejora de explotaciones. En los últimos años hay relevo generacional después de la recesión y la crisis económica que vivimos. Nietos de agricultores han apostado por el campo palmero”.

– Ha llovido en el Noroeste de la Isla. Pero la preocupación por la sequía, por la disponibilidad de agua de riego continúa, especialmente en la zona Este, donde no han habido precipitaciones.
“La parte Oeste de la Isla se verá aliviada solo en la medida en la que sabe que la otra parte de la Isla ha recibido agua y van a poder disponer de ella. Pero los agricultores de la comarca Este no han podido ni ahorrar costes en riego ni llenar las presas, ni lavar el suelo… La preocupación existe. Me alegro de que por fin todos nos hayamos dado cuenta de que existe un problema de sequía porque yo llegué a pensar que la sequía era solo un problema de ASPA y de sus 800 socios. Cuando lo ponía sobre la mesa en las reuniónes del Consejo Insular del Agua todo el mundo me miraba de forma incrédula. Nos hemos dado cuenta de que la sequía es un problema grave y se han tomado algunas medidas muy importantes, como la recuperación de pozos especialmente en la comarca Este de la Isla, pero eso requiere de obras importantes”.

– ¿Qué otras medidas son imprescindibles para combatir con garantías la sequía?
“Necesitamos el desdoblamiento del tubo de Barlovento hacia Tijarafe por el Norte, porque es el que más agua puede llevar al Valle de Aridane, junto con el tubo de Aduares al Túnel de trasvase que permita destinar agua a una cota más baja de la zona Oeste”.

– Y qué va a pasar con la Balsa de Vicario. No parece que haya soluciones a corto plazo y el problema se puede dilatar si llega a los tribunales.
“En la legislación española debe haber algún mecanismo que los políticos y las administraciones puedan declarar de emergencia una obra. La obra de la Balsa de Vicario, atendiendo a la sequía, debe ser declarada de emergencia. Lo hemos exigido al presidente del Gobierno de Canarias y no hablo de urgencia, sino de emergencia porque nos podemos ver sin agua en los próximos veranos, con terrenos sin agua, y cultivos con riego deficitario que condiciona la producción. La planta produce en función del agua que tiene. Cómo se rescinde el contrato con la empresa adjudicataria y ahora en quiebra yo no lo sé, esa es una tarea que sí deben hacer los políticos y la administración de forma diligente. No se puede paralizar una obra por capricho de ninguna empresa”.