La cruz que salvó al caballero

El barrio de la Cruz Santa debe su nombre al santo madero encontrado hace ahora 350 años
El santo madero, el mismo que se halló en 1666 y dio origen y nombre al barrio, se        sacará hoy en procesión por cientos de fieles. DA
El santo madero, el mismo que se halló en 1666 y dio origen y nombre al barrio, se sacará hoy en procesión por cientos de fieles. DA

Cuenta la historia que fue en 1666 cuando, al cruzar en caballo el barranco de La Raya, que separa La Cruz Santa, en Los Realejos, de La Perdoma, perteneciente a La Orotava, un hombre cayó de su montura y encontró un madero semienterrado al que le atribuyó haberle salvado la vida.

Como agradecimiento mandó a construir una capilla en el cauce, donde permaneció hasta que un aluvión arrasó con ella. De ese trágico suceso, los pobladores del lugar rescataron la cruz y decidieron hacer una capilla mayor y alejada del barranco, donde actualmente se encuentra la iglesia. A raíz de ese acontecimiento, la zona que se llamaba Pago de Higa comenzó a llamarse Cruz Santa, porque sus habitantes empezaron a demostrar una gran devoción por el santo madero.

No hay ningún dato histórico que corrobore este hecho, porque 350 años atrás solo había casas desperdigadas en aquellos parajes. Pero gracias a la tradición oral, esta efeméride se mantiene y se celebra cada año con mayor devoción en el núcleo realejero.

No obstante, un dato importante que hay que señalar es que en 1766 los vecinos de entonces, celebraron los 100 años de aparición de la cruz, trajeron a la Virgen de Las Mercedes, copatrona de la iglesia, y bendijeron el nuevo templo, según apunta Juan Santos, coordinador de los festejos de este año.
Ese acto de fe, al que hizo referencia en su pregón Dulce García Borges, vecina del lugar que ha destacado por su compromiso social, cultural y parroquial, sigue conservándose como la raíz primera y tiene su máxima exaltación cada mes de mayo. Y en especial el día 2, cuando los vecinos de La Cruz Santa engalanan un centenar de cruces distribuidas en capillas, casas y patios, que invitan a descubrir a todo aquel que se adentra en ellas.

Al mismo tiempo, se rinde homenaje a la cruz que se venera y da nombre a la parroquia, como la aparecida en aquel lamentable aluvión, que este día también luce sus mejores galas.

Para conmemorar esta particular efeméride, diferentes colectivos, asociaciones y vecinos comenzaron a trabajar desde el pasado año en la elaboración de un amplio programa de actos que se inició el 23 de abril y culminará el 4 de mayo. Entre los más significativos destacan la exposición del artista crusantero Gonzalo González en la Casa Municipal de la Cultura; el encuentro músico gastronómico denominado En Primavera Vinos de Cordón, en colaboración con el Consejo Regulador del Valle de La Orotava y la asociación Cruz Santa Comercial; y una exposición de 15 cruces antiguas que ya no se enraman por diferentes motivos, cedidas por las familias y con un gran valor histórico.

A ello se le añaden una charla del historiador crusantero José María Estévez; una exposición de fotografías antiguas; un festival folclórico; un taller de cruces para los más pequeños; un concierto de bandas y una representación de la historia de la cruz en la plaza.

Nombre a la plaza
Sin duda, hoy es el día grande de La Cruz Santa. Se contará con la presencia del obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, para la celebración de la misa solemne y la posterior procesión. Además, se rotulará Plaza de la Santa Cruz, a la plaza de la iglesia, hasta ahora sin nombre, donde se encuentra un monolito que señala el lugar en el que se encontró el santo madero y hace referencia a lo ocurrido.

La jornada se completará con una pequeña exhibición pirotécnica y la apertura de los patios y las casas para disfrutar de las cruces engalanadas. Todo ello acompañado de buen vino, queso y deliciosos dulces que sus dueños ofrecen al visitante. Mañana, día 3, se llevará la cruz al barranco donde apareció; se oficiará una misa para recordar el hecho; y habrá una procesión con ofrendas incluidas por la mañana, además de las visitas a las más de 100 cruces del barrio.

La cruz ya está colocada en su sitio preferente en la iglesia y los crusanteros aguardan con ansias el momento de venerarla como símbolo de salvación. Un acto de fe y amor incondicional hacia Dios que ha sobrevivido durante más de tres siglos.

[su_note note_color=”#d0d3d5″ radius=”2″]Todos los colectivos se han unido para organizar los festejos
Desde la iglesia hasta colectivos culturales, vecinales y deportivos se han sumado y han aportado sus ideas para esta efeméride. Hasta el momento cada uno iba por su lado, pero a partir de este año se ha formado una coordinadora presidida este año por Juan Santos, desde la que se pretende trabajar desde aquí en adelante para organizar todos los actos de las Fiestas de Mayo en La Cruz Santa.[/su_note]

TE PUEDE INTERESAR