SOCIEDAD

Prevenir el suicidio

El gabinete de psicólogos Dánae reclama más implicación de la sanidad pública e informar adecuadamente en los medios para reducir los casos

Canarias es la sexta comunidad autónoma con mayor tasa de suicidios
Canarias es la sexta comunidad autónoma con mayor tasa de suicidios

Hablar sin tapujos, alejados de clichés asociados a tabúes y orientado siempre a la prevención. Ese es el espíritu que mueve a un grupo de profesionales de la psicología en Tenerife a romper los moldes que rodean a la primera causa de muerte no natural: el suicidio. Consideran que queda mucho camino por recorrer no solo en medios de comunicación, donde no se suele informar de episodios de muerte voluntaria al entender que es un fenómeno susceptible de ser imitado, sino también en el campo de la sanidad pública, “un ámbito en el que el suicidio no tiene cabida”, lamenta Jorge Iván Pérez Peña, exdecano del Colegio de Psicólogos de Santa Cruz de Tenerife y coordinador del gabinete Dánae, que prepara un congreso internacional, para el primer trimestre de 2017 en la capital tinerfeña, que traerá a la Isla a destacados especialistas en la materia. El cónclave, pensado para periodistas y profesionales de la medicina y la psicología, servirá para establecer, por fin, una serie de criterios que ayuden a evitar conductas suicidas, pero también a informar adecuadamente.

“Queremos contribuir a fijar un protocolo nacional para los medios de comunicación, y nuestra intención es que salga de ese encuentro”, señala el promotor de la iniciativa, convencido de que informar sobre esta materia de manera acertada tiene un efecto preventivo.

Sara Bote, psicóloga del gabinete y especialista en tratamiento de conductas suicidas, asegura con datos que estos comportamientos son manifiestamente evitables. “Está demostrado que el seguimiento y tratamiento a las personas que han tenido algún intento, contribuye a disminuir a más de la mitad el número de casos consumados”. Por eso reclama la creación de unidades de prevención y programas especializados para el tratamiento de pacientes con este tipo de conductas. También pide que no se olviden a las familias de las personas que se quitan la vida, a las que cuesta asumir una muerte tan directa, de repente, sin ninguna causa relacionada con una enfermedad o un accidente. “Muchas veces a esas personas les embarga un sentimiento de culpabilidad y necesitan una atención que tampoco contempla la sanidad pública”, afirma.

Mientras que en la mayoría de países, entre ellos España, no hay establecida una estrategia nacional de prevención, los expertos insisten en la necesidad de actuar en una triple dirección: impulsando tratamientos tempranos, realizando seguimientos a los pacientes y formando a personal sanitario.
“No parece lo más adecuado que alguien sin familia que ha intentado quitarse la vida esté ingresado 48 horas en el hospital psiquiátrico, junto con el resto de enfermos y después, a la calle”, puntualiza Jorge Iván Pérez Peña, que reivindica una mejora de la asistencia terapéutica en el tratamiento de estas conductas. “La atención terapéutica nos acerca a la solución definitiva”, afirma. Respecto al efecto contagio que se asocia a la difusión informativa de los casos, este especialista sostiene que “quien se va a suicidar, se suicida; lo que sí está demostrado que se contagia son las formas, el método”.

La realidad canaria
Nadie duda de que el suicidio es actualmente uno de los mayores problemas de salud pública. Casi un millón de personas (prácticamente la mitad de la población de Canarias) se suicida cada año en el mundo, un nivel de mortalidad que es superior al de las guerras y homicidios. Hoy por hoy es la segunda causa de defunción entre las personas de 15 a 29 años. Las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes a 2013, revelan que en Canarias ese año se registraron 185 suicidios, lo que equivale a una muerte cada dos días. De ellos, 138 fueron hombres y 47 mujeres. El número de víctimas femeninas en el Archipiélago es el mayor en 20 años. Tanto este dato como el anterior podrían ser el llamativo titular de este reportaje, pero los expertos recomiendan no sensacionalizar con las cifras.
Según el INE, Canarias, con 8,7% muertes por cada 100.000 habitantes se sitúa en el sexto puesto entre las comunidades autónomas, con un índice ligeramente por encima de la media nacional (8,3%). Respecto a las edades, se advierte un pico en ambos sexos entre los 50 y 59 años y a partir de ahí disminuye hasta un nuevo repunte, más leve, entre los 70 y 79 años.

Dánae prepara un congreso internacional dirigido a profesionales de la sanidad, la psicología y la comunicación.
Dánae prepara un congreso internacional dirigido a profesionales de la sanidad, la psicología y la comunicación.

Más campañas de sensibilización y evitar detalles como métodos e imágenes

La Organización Mundial de la Salud establece que la difusión apropiada de la información y las campañas de sensibilización del problema son elementos esenciales para el éxito de los programas de prevención. Este organismo recomienda a los medios de comunicación informar sin publicar fotografías y notas suicidas y no incluir detalles específicos del método usado. Tampoco usar estereotipos religiosos o culturales ni aportar culpas.