Santa Cruz

Los vecinos de Santa Cruz podrán acogerse a la ayuda insular para las viviendas

La Junta de Gobierno saca a licitación el kiosco La Paz y adjudica a Dragados la obra del barranco San Joaquín a su paso por Divina Pastora

El kiosco La Paz podrá reabrir antes de finales de año según el Consistorio. / F. P.
El kiosco La Paz podrá reabrir antes de finales de año según el Consistorio. / F. P.

La Junta Local del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobó en su reunión de ayer la adhesión del municipio al Programa Insular de Rehabilitación de Viviendas 2016, que promueve el Cabildo de Tenerife. Esta decisión implica la aceptación de la subvención otorgada por la Corporación insular, por importe de 94.360 euros, y la aportación de idéntica cuantía, con cargo a los presupuestos municipales. La inversión total de este programa ascenderá, por tanto, a la cantidad de 188.720 euros.

La concejala de Vivienda, Carmen Delia Alberto, explicó que el programa contempla como obras financiables por esta iniciativa “todas aquellas que comprendan una mejora total o parcial de las condiciones de accesibilidad de la vivienda y también las que supongan el refuerzo o la sustitución de los elementos estructurales de un inmueble. De igual manera, se contemplan proyectos destinados a adaptar las fincas a la normativa vigente en materia de agua, gas, electricidad o protección contra incendios, entre otras”.

La edil indica que los técnicos municipales serán los encargados de realizar los informes correspondientes para asociar cada proyecto presentado a una posible subvención. Las ayudas municipales de carácter individual otorgadas mediante este programa no podrán superar los 6.000 euros, salvo que exista un informe técnico que aconseje una inversión mayor para poder atender y solucionar las peticiones particulares encaminadas a la corrección de deficiencias en la vivienda. Los destinatarios finales de estas ayudas deberán estar empadronados en Santa Cruz con una antelación de seis meses a la fecha de la solicitud presentada. Tendrán, de igual manera, que acreditar su condición de propietarios, copropietarios o usufructuarios de la vivienda en la que van a desarrollarse las obras de rehabilitación. Ninguno de los miembros de la unidad familiar podrá ser titular de otra vivienda y deberá justificar su situación de necesidad y la idoneidad para la prestación definitiva de la ayuda. En cuanto a las obras que podrán ser objeto de estas ayudas, se encuentran todas aquellas que vayan encaminadas a garantizar unas condiciones mínimas de habitabilidad. Deberán ajustarse a lo dispuesto en la normativa urbanística y tendrán que contar con el preceptivo informe municipal.

Obras
La Junta de Gobierno Local también parobó ayer el pliego de condiciones económico administrativas correspondientes a la nueva concesión del quisco-bar situado en la plaza de La Paz. La empresa saliente dio por terminada la concesión de manera anticipada, por lo que el servicio municipal de Infraestructuras ha hecho un gran esfuerzo para preparar este expediente con rapidez. Según indicó concejal del área, José Alberto Díaz Estébanez, “si se cumplen los plazos previstos, podría quedar adjudicado y en servicio en los próximos meses, antes de final de año”.

El canon mínimo trimestral previsto asciende a 3.000 euros, que comenzarán a computarse al día siguiente de la formalización del contrato, y su revisión tendrá lugar a partir del segundo año. El plazo de duración de la concesión será de diez años, improrrogables, también a contar desde la firma. La empresa que resulte concesionaria contará con un mes de plazo máximo para la ejecución de las actuaciones de adecuación previstas en el pliego de condiciones técnicas. “Necesariamente habrá de mantenerse el quiosco y la pérgola, y se valorarán las pequeñas reparaciones y el mobiliario, que habrá de cumplir con la ordenanza de paisaje urbano”, declaró Díaz Estébanez.

Urbanización
Otro de los acuerdos de la Junta fue la adjudicación a las obras que culminarán la mejora del barranco de San Joaquín a su paso por la urbanización Divina Pastora, de acuerdo con las necesidades planteadas por los vecinos, y con el fin de evitar avenidas de agua. Ha sido adjudicado a la empresa Dragados, S.A, y permitirá la ubicación de un marco de hormigón armado de 2 x 2,5 metros en su interior, prolongando la canalización del barranco que transcurre bajo las calles Juan Martín y Rivas de Moreno hasta su conexión con la obra de paso existente bajo la calle Pedro Suárez Hernández. El presupuesto es de 320.344 euros.